La Asamblea Nacional

NOV, 18, 2018 | 00:12 - Por Ugo Stornaiolo

La Función Legislativa, según los preceptos de la división de poderes planteada por Montesquieu, es el primer poder del Estado y baricentro de la acción política. Es el lugar donde se elaboran las leyes que buscan el bienestar de las mayorías, que encargan a los legisladores su representación mediante procesos electorales.


Entendido así el concepto básico, la Asamblea Nacional debería –es incondicional- reunir en su interior a las mejores personas de un país: íntegras, éticas, capaces, con buena formación y perfil de servicio público. 


En el Ecuador de los últimos veinte y cinco años (no todo ocurrió durante la década perdida de la “revolución correísta”, pero ahí se convirtió en regla), sucede lo contrario. “Tecno chicheros”, futbolistas, reinas, atletas, personajes de la farándula, locutores de televisión, elementos de dudoso proceder, entre otras perlas, desfilaron y desfilan por los pasillos del legislativo, haciendo gala de su poder para hacer trafasías. 


Los casos de las ahora destituidas asambleístas Norma Vallejo (“la recaudadora, enfermera o educadora”) y Sofía Espín (“la visitadora humanitaria a cárceles”) son solamente la punta del iceberg, que ha puesto en evidencia algunos elementos que se puede exponer.


El primero es la forma en que ellos y otros llegaron a la legislatura, anclados en la popularidad de caudillos y caciques locales que los nombraron (a cambio de favores), sin oficio ni beneficio. El segundo es el método de elección, D’Hont, que posibilitó, en varios procesos electorales que, con un 25 o 30% de sufragios, se viabilicen mayorías parlamentarias de 70 y hasta 80%, dejando de lado a personas con mejores calificaciones para legislar. El voto en plancha logró ese “milagro”. 


En la consulta popular de febrero pasado se descartó la posibilidad de la reelección indefinida, lo que inhabilitará, al menos, a cien legisladores. No solo se debería inhabilitarlos como asambleístas, sino para cualquier cargo público. No únicamente por corrupción, sino por falta de ética. Nunca más legisladores como Norma, Sofía, Gaby, las Marcelas, Doris, Majo, “Ay Pame”, Serrano, Fernando Flores… 


ugostornaiolopimentel@gmail.com

COMENTA CON EL AUTOR

webmaster@lahora.com.ec

Más Noticias De Opinión

Peligro, azucar y los niños

| El consumo de azúcar refinada puede ser muy perjudicial para la salud y causar enfermedades como diabetes, obesidad y otras afecciones cardiovasculares tanto para adultos y para los niños.

Mensaje de inicio de gestión municipal

| Los actos de posesión del Alcalde  de Latacunga y en general de los cantones de la provincia, como del Prefecto, se cumplieron sin mayor boato.

¿Es enriquecedora esa ‘cultura’?

00:15 | | Algo no va por buen camino. En casi ningún espacio público, incluidos medios de transporte, escuelas, clínicas y hospitales, restaurantes, centros de trabajo, plazas y parques deja de estar un celular en manos de personas de todas las edades, en particular de niños y adolescentes.

Adaptarse o morir

00:10 | | Como catedrático de periodismo enfrento una realidad que estremece: la falta de curiosidad que demuestran mis estudiantes y colegas.

Renovar la educación

00:05 | | Por tercera semana consecutiva toco en esta columna el tema de la educación, insisto en un aspecto de su renovación, el cual, aunque parezca paradójico, estriba en el rescate de aspectos constitutivos de nuestra tradición nacional.