La edad de las ideas

NOV, 18, 2018 | 00:06 - Por JAIME DURÁN BARBA

El laicismo volvió menos brutal la lucha por el poder, pero los dirigentes políticos pretendieron reemplazar a los dioses. Dieron discursos, se creyeron omnisapientes, inventaron ceremonias y protocolos para parecer sobrenaturales, pero conservaron costumbres atávicas: se mordían unos a otros, concebían la política como una pelea entre ellos. 


Algunos, lo primero que preguntan es cuándo atacamos, a quién atacamos, cómo atacamos, viven intensamente las pulsiones del chimpancé. Algunos creyeron que era bueno matar a otros para imponer sus ideas, y lo hicieron. En general, desarrollaron versiones paranoicas de la política según las cuales fuerzas misteriosas los perseguían, a ellos y al pueblo. 


En el siglo XX la prensa, la radio, la televisión, integraron a la población a una red de comunicaciones en la que también estaba la política. Los ciudadanos formaron una mayoría que progresivamente tomó el poder desde sus propias visiones del mundo y no desde los textos de sociología. Con la aparición de la web, esa mayoría cobró autonomía. 


En un mes puede haber cambios descomunales que quedan al alcance de la mayoría. Estamos vigilados por cámaras, programas informáticos, agencias de impuestos, bancos, grades empresas. Nuestro celular conoce más sobre nosotros que nuestro psicólogo. 


Thomas Friedman, periodista del New York Times, dijo en una interesante entrevista en CNN que hoy estar al frente de cualquier proyecto es entrar en “un infierno absoluto. Cada uno de los ciudadanos tiene un megáfono y la gente te está juzgando a cada segundo. Las personas pueden compartir su mensaje, sus críticas, sus verdades, sus falsedades” con enorme facilidad, subrayó. La política vertical y sus ritos son cosa del pasado. 


Los líderes modernos son más horizontales, trabajan dentro del paradigma de la ciencia, son capaces de pensar, innovar, equivocarse, mejorar, mantienen una comunicación centrada en los intereses de la gente. Contacto directo con los electores, sencillez, preocupación por problemas sentidos realmente por los electores, menos poses y pelucas blancas. 


*Profesor de la GWU. Miembro del Club Político Argentino. 


(Fuente www.perfil.com). 
 

COMENTA CON EL AUTOR

DIARIO LA HORA

Más Noticias De Opinión

La estrategia de Maduro

00:14 | | El plan para deshacerse de Nicolás Maduro implica mucho más que diplomacia.

Corrupción y candidatos

00:12 | | El ‘Kraken’ de la corrupción del anterior régimen y la pasividad del morenismo siguen destruyendo a Argos.

¿Quién gana con el descalabro?

00:10 | | Que el Gobierno ha perdido toda credibilidad al cumplir un año y nueve meses de gestión, es una verdad inocultable.

Ni pío

00:08 | | Merece un debate colocar un grupo de candidatos desconocidos para conducir el ‘Quinto poder’ del correísmo.

Olla de presión

00:06 | | América Latina vive un momento de incertidumbre democrática como consecuencia del fracaso de los gobiernos del Socialismo del Siglo XXI, la crisis económica, la corrupción, la impunidad y los fenómenos propios de esta época.

Mujer y democracia

00:04 | | A pesar del avance, el liderazgo y la participación política de las mujeres están en peligro.

‘Efecto cocuyo’

00:02 | | El ‘cocuyo’ es un coleóptero que en  la noche despide una brillante luz azulada, solitariamente no alumbra mucho, pero unidos, cientos o miles son capaces de iluminar la noche.

Lecturas y canciones por San Valentín