Cortocircuito la deja en la calle

121
AYUDA. Elicenia Vélez de Saldarriaga entregó ayuda humanitaria a Yirabel Márquez Zambrano, quien perdió su casa en un incendio.

La perjudicada tuvo que separarse  de sus hijos; en casa de su papá vive con el más pequeño, mientras que los otros cuatro, están en viviendas de otras familias.

Yirabel Márquez Zambrano y sus cinco hijos, se quedaron sin donde vivir tras un incendio que envolvió la casa en llamas  y en cuestión de minutos la redujo a escombros. Ocurrió en el barrio ‘Las Luchas’, de la parroquia la Unión del cantón Atacames. La perjudicada, el día de la tragedia se hallaba en la ciudad de Guayaquil cumpliendo con un chequeo médico de uno de sus hijos, cuando recibió la llamada, informándole  de la infausta noticia.

Por fortuna el siniestro no afectó a ningún miembro de su núcleo familiar, pero sí consumió los enseres que con mucho sacrificio había adquirido. Su padre, y abuelo de los niños, le cedió un espacio en su inmueble para que permanezca ahí con el último de sus vástago, hasta que consigan dónde vivir; los otros cuatros están en otra casa,  porque todos no entran en la  vivienda de su progenitor.

Solidaridad

Ante la desgracia de esta madre de familia, la presidenta de la Unidad de Acción Social de Municipio de Atacames, Elicenia Vélez de Saldarriaga, se hizo presente con la entrega de ayuda humanitaria.  A la vez que coordinaron acciones con la Unidad de Gestión de Riesgos del Cabildo Local, para socorrer a la familia afectada por el incendio.

“En los próximos días estaremos haciendo gestiones para buscar la manera de poderle ayudar, para que vuelvan a tener su casa propia para sus hijos, eran niños que estaban estudiando y lo perdieron todo, sus enseres, quiero agradecer al Gobierno Municipal por el apoyo que brinda, para poder llegar a este sector y poder ayudar a esta familia”, manifestó Elicenia Vélez.

Yirabel Márquez Zambrano, agradeció por la ayuda, que le permitirá contar con colchones, camas, sábanas y almohadas  para que sus hijos tengan donde descansar, ya que no tiene nada a causa del incendio.