Con la consulta popular se viene el desafío minero

    56
    PROYECTO. Loma Larga es uno de las concesiones más grandes en Cuenca.

    Todos coinciden, incluso las empresas y gremios del sector, que ganará fácilmente la prohibición de la actividad a gran escala. La duda es cómo se aplicará ese resultado.

    En las elecciones generales del domingo, los cuencanos también votarán sobre si aprueba o no la prohibición de la explotación minera metálica a gran escala en la zona de recarga hídrica de los ríos Tarqui, Yanuncay, Machángara, Tomebamba, Norcay.

    El resultado no es ningún misterio. Hasta los gremios y compañías concesionarias, con intereses e inversiones en la actividad, concuerdan en que ganará el sí con amplio margen, pero el reto verdadero vendrá desde el día después.

    “Lo más previsible es que gane el voto contra de la minería porque es un discurso fácil de vender. El problema de la consulta no va a ser el día de las votaciones y la proclamación de resultados, sino dos, tres, cuatro meses después cuando el alcalde le tenga que dar explicación a los cuencanos”, dijo Andrés Ycaza, vocero de la Cámara de Minería.

    Sin intervención

    Esas explicaciones tienen que ver con que el municipio no tendrá argumentos ni autoridad legal para negar los permisos a proyectos que ya están muy avanzados como Loma Larga, cuyo estudio de impacto ambiental está en manos del Ministerio de Ambiente desde finales de 2020.

    Según el gerente de la empresa INV Minerales Ecuador, Jorge Barreno, el resultado de la consulta no detendrá el avance. La producción empezaría en 2023, con una inversión aproximada de $400 millones.

    Ycaza puntualizó que el próximo gobierno tendrá el interesante desafío de hacer que se aplique en estricto derecho los resultados de las votaciones, sin que se impida el avance de concesiones activas desde hace años

    “Qué pasará si el día de mañana se reactiva Río Blanco, que estaba a un mes para arrancar producción. Si no se da paso sería ilegal y confiscatorio”, acotó.

    En otras palabras, la consulta no eliminará la actividad en Cuenca. En el mejor de los casos, evitará nuevos proyectos en ciertas zonas. Además, se deberá dejar claro cómo se manejarán las 43 concesiones que ya se han otorgado. (JS)

    Propuestas de los candidatos en el sector

    Los tres candidatos con opciones de pasar a la segunda vuelta tienen visiones contrapuestas sobre la actividad. Para Yaku Pérez, candidato de Pachakutik, la minería es “pan para hoy y hambre para mañana”. Su propuesta es que se controle más estrictamente los proyectos en explotación y el resto vaya a consulta popular. Por su parte, Guillermo Lasso, candidato de CREO, asegura que se debe incentivar el desarrollo de más inversiones y con la tecnología actual se puede explotar sin afectar el ambiente. Su propuesta incluye una consulta previa vinculante a las comunidades y minas fuera de zonas de pajonales y páramos.

    Andrés Arauz, candidato correísta, ha tenido una posición ambigua e incluso lanzó la idea de que el reciclaje de los minerales en los celulares podría reemplazar la explotación de minas. No queda claro si apoyará o no el desarrollo del sector.