martes, mayo 11, 2021

Editorial Columnistas Nacionales ¿Cómo se le saca a Yunda?

¿Cómo se le saca a Yunda?

Ugo Stornaiolo

Quito no soporta a Yunda. Pero, ¿cómo sale? remoción, destitución o revocatoria.

Cualquier ciudadano pide la remoción y revocatoria, pero la destitución es facultad de la Contraloría y puede ser apelada. Según el art. 333 del Código Orgánico de Organización Territorial (Cootad), las causas de remoción son despilfarro, mal manejo de fondos públicos e incumplimiento de disposiciones del Código. Yunda tiene grillete electrónico por la importación de pruebas supuestamente chimbas de Covid. Con sentencia, será removido.

La revocatoria solo se aplica en el primer año de gestión y uno antes del último. Las tres causales: incumplimiento del plan de trabajo, de funciones y violación de derechos de participación ciudadana. Así se fue José Bolívar Castillo, en Loja (junio 2018) con voto del 70% de personas.

El colectivo Quito Unido pidió dos veces la remoción, pero se le da largas. El Concejo Metropolitano puede deponerlo. Según el exconcejal Fernando Carrión, Yunda debe salir por “cauces democráticos, no bajo el golpismo”. Carrión señala tres alternativas: “en el ámbito de la justicia, en el Concejo Municipal donde 14 concejales sean los que digan que el alcalde se va”. Dos tercios deciden, agrega. “El tercero, es la ciudadanía con el mecanismo del CNE para recoger firmas del 10% del padrón”, para una consulta popular.

Los concejales del correísmo quieren captar ilegalmente la alcaldía, apartando también al vicealcalde Guarderas (enfrentado con Yunda). El alcalde solo obtuvo 21,35% de votos, la cifra más baja en 40 años, pero dice que “deben ganarle la elección”. El expediente de Yunda es cuestionable: indicios de transferencias por $1,3 millones de la Empresa del Agua Potable a cuentas en Hong Kong y EE.UU.; el contrato de Obras Públicas con Geinco; la compra de 100 mil pruebas de Covid-19 a Salumed S.A. (posible sobreprecio de $4,2 millones); y el metro de Quito que no arranca.

Un allanamiento policial a la casa del alcalde por el caso de pruebas Covid-19, halló varios teléfonos, pero chats de redes sociales, notas, correos y mensajes de texto en el celular del hijo del alcalde tienen información para procesar a Yunda. El ‘Sebitas’ manejaba el municipio…

El terreno del hotel en Bellavista, el estadio en la Mitad del Mundo, rutas de cooperativas de buses, despedir personal del Metro de Quito, las cámaras de vigilancia con los chinos, las relaciones con los tíos y funcionarios municipales. Existen muchos indicios de una red de delincuencia organizada. Yunda insiste en que no se va. Hacen falta 14 concejales para removerlo o que proceda la justicia. Por todo esto, Yunda debe irse.

Artículo anteriorCabos sueltos
Artículo siguienteRespeto y progreso

Más columnistas

La Hora TV