¿Cómo es ser músico en pandemia?

    573

    Cantantes y bandas ecuatorianas, dan una mirada al pasado y cuentan lo que hicieron para mantenerse activos en 2020.

    Los solistas Daniel Páez y Mar Bolaños, conocida como Mar Rockathome, han usado sus redes sociales para promover su contenido. Lo mismo hizo Papá Changó, que sintió el cariño de sus fans a través de plataformas como Facebook live y YouTube. Mientras que, Cassino en Atlantis trabajó en su nuevo álbum.

    En marzo de 2021 se cumplió un año desde que empezó el confinamiento. Sin embargo, a principios de julio del año pasado varios sectores volvieron a trabajar. Pero, debido a la prohibición de eventos masivos, la música no ha logrado reactivarse.

    Adaptación a lo virtual

    Cantantes y bandas nacionales tuvieron que adaptarse -como todos- a la situación. Hay quienes realizaron conciertos virtuales y transmisiones por Facebook Live e Instagram. No obstante, la interacción con el público se limita y no se puede comparar a una presentación en vivo.

    Papá Changó, con más de 15 años de trayectoria, vio cómo en este tiempo sus seguidores empezaron a recordar los éxitos de la banda, aumentando la reproducción de las canciones en plataformas como YouTube o Spotify. Al inicio de la pandemia, lanzaron su tercer sencillo, con Sergio Sacoto, y fue el último tema que grabaron presencialmente.

    El objetivo ahora es que nuevas generaciones los escuchen y para esto han usado las redes sociales como medio de difusión, graban videos individuales, como también unen grabaciones de cada integrante para hacer mezcla de canciones. Santiago Mora “Ekeko”, bajista en la agrupación, resalta que “es una época de planificación, porque realmente no puedes tocar” ya que “nada se compara a las presentaciones en vivo”.

    No obstante, para bandas emergentes cuyos fans son amigos y conocidos se complica aún más el no poder presentarse. Mateo Páez, vocalista de la agrupación “Cassino en Atlantis” indica que al inicio del confinamiento cancelaron “importantes tocadas” donde darían a conocer a la banda.

    Mar Rockathome tocando su sencillo “Behind the Mask”. Cortesía Mar Bolaños.
    Mar Rockathome tocando su sencillo “Behind the Mask”. Cortesía Mar Bolaños.

    Cambio de gustos

    De igual manera, por el confinamiento las prácticas se detuvieron y se retomaron solo a finales de año, donde ensayaron nueve canciones para su álbum. Actualmente, la agrupación está trabajando en dos singles para este año y su target son adolescentes que les guste el rock y que estén dispuestos a escuchar nueva música.

    Daniel Páez cuenta que, al inicio, al no saber cuánto duraría la pandemia, usó material que tenía guardado. También lanzó virtualmente una producción que tenía lista y dio entrevistas de manera online, para promover su lanzamiento.

    En estos tiempos de pandemia, los artistas destacan el trabajo en equipo y como las colaboraciones entre ellos y sus amigos han ayudado mucho en su recorrido. En el caso de Papá Changó y Daniel Páez, el tener un público de años les ayuda a tener una cierta estabilidad. Mientras que para Cassino de Atlantis y Mar Rockathome el apoyo de sus amigos y sus redes sociales han sido clave para hacerse conocer en el mercado musical.

    ‘Nacimiento’ de la carrera en pandemia

    Mar Rockathome, cantante emergente, hace el trabajo sola, usa sus redes sociales para promocionarse, graba desde casa sus sencillos y covers. Disfruta de editar sus videos y el año pasado participó en contratos privados y en el show virtual benéfico “Fin del Mundo Fest” con otros artistas, ahora ya ha conseguido gente “dispuesta a apostar por su arte”.

    Esta solista destaca que el concierto virtual “le ayudó bastante a coger confianza” y disfruta mucho “conectarse con el público, que a la gente le guste y pueda dar un show”. Ahora, trabaja con la productora colombiana AvenRec para sacar su nuevo sencillo “Smallove” y con el productor Sebastián Pérez para la versión estudio de su canción “Behind the Mask”.

    El jueves, 1 de abril de 2021, Daniel Páez sacó su nuevo sencillo.

    Este es un trabajo con estudiantes de Periodismo de la USFQ

    Emilia Paz y Miño