Cómo enfrentar el impacto de la muerte por COVID-19

    AYUDAS: Byron Bustamante, terapista familiar de Loja.

    Uno de los problemas sociales y psicológicos a los que se enfrentan las personas en la actualidad, es el impacto que tienen que soportar cuando se produce la muerte de un ser querido en el contexto de la pandemia. Familias enteras han perdido a un ser querido y hasta ahora no superan el dolor y el vacío en sus interiores. Profesionales en la materia trabajan con algunos casos, principalmente de niños, adolescentes y jóvenes.

    Byron Bustamante, terapista familiar de Loja, manifestó que el problema que se enfrenta con la pérdida de un ser querido a causa de la pandemia es grande. Las cifran dan cuenta que en el país existen más de 17.744 fallecidos entre confirmados y probables, lo que ha dejado dolor y duelo en miles de familias. “Hay que considerar que en el 2020 los niños, principalmente perdieron a sus abuelos, ahora en 2021, en cambio, están perdiendo a sus padres y necesitan de ayuda para sobrellevar el dolor y tratar de darles atención”, dijo.

    Cuando los niños pierden a un ser querido genera un gran impacto en su interior, principalmente en los mayores de cinco años, quienes ya tienen una concepción de un afecto familiar. Su duelo y recuperación en estos niños será más difícil en comparación con los menores a esta edad, porque ya presentarán tristeza y sus conductas cambiarán al hecho de volverse irritables, mojar la cama, callados, aislados y su comportamiento será diverso.

    En el caso de los adolescentes, cuando fallece un ser querido, presentan otros fenómenos, porque tienen mayor conciencia de lo que es la muerte y por lo tanto, vivirán un proceso de duelo distinto, en muchas ocasiones de culpabilidad e impotencia, debido a que el contagio del COVID-19 es silencioso. En estos casos, desde la parte de la salud mental trabajan en el eje de la sensación de impotencia y culpabilidad, a través de terapias y formas de cambiar su pensamiento.

    Cuando estos casos no son tratados a mediano plazo puede conllevar a problemas mayores como cambio del estado emocional y tristeza, se sienten deprimidos conllevando a conductas suicidas. “Es importante acudir donde los profesionales para recibir ayuda, no solo para los niños, sino también los jóvenes, adultos y todos en general, quienes no pueden sobrellevar la pérdida de un ser querido”, alegó.

    No hay un tiempo de recuperación, es un proceso, todo dependerá del tipo de familiar, no es lo mismo perder un esposo que a un padre, o a un hermano que a un hijo. Dentro de la salud mental no se debe mencionar “quiero olvidar”, sino “recordarlo con menos dolor”; igual ocurre cuando decimos “quiero estar bien”, sino “deseo estar mejor”.

    “Lo que nosotros sugerimos en las familias es que identifiquen a las personas más afectadas, es decir, a los que no pueden superarlo fácilmente como los niños y adolescentes. En Loja es muy común las terapias individuales y familiares, todo depende de los casos que se presenten”, agregó. En esta pandemia, es cuando más ayuda psicológica necesita la humanidad, debido a que el número de las pérdidas humanas son mayores a otros tiempos.

     

    EL DATO

    Una terapia no tiene un tiempo estipulado, es un proceso que quizá llevará más de 6 y 8 sesiones con profesionales de la psicología.