Científicos buscan controlar población de mosquitos que causan dengue

    Vista de un grupo de mosquitos Aedes aegypti. Foto: EFE.

    La primera prueba en Estados Unidos con mosquitos Aedes aegypti modificados genéticamente para controlar la población del insecto transmisor de enfermedades como el dengue, el zika y la fiebre amarilla comienza esta semana en los Cayos de Florida.

    La compañía británica Oxitec comenzará esta semana a colocar las primeras cajas con millones de huevos de mosquitos “OX5034”.  Los primeros insectos, todos machos, estarán volando libremente el mes próximo.

    Previamente las autoridades estatales de Florida y la Agencia de Protección del Medio Ambiente (EPA, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos dieron luz verde a la prueba piloto.

    Las cajas se colocarán en seis lugares de la cadena de islas entre la península de Florida (EE.UU.) y Cuba. De los embalajes saldrán menos de 12.000 mosquitos cada semana durante doce semanas.

    Significa que se liberarán unos 144.000 mosquitos “OX5034”. El mosquito de Oxitec “no entraña riesgo alguno para la salud humana ni el medioambiente, incluyendo las especies protegidas”, según técnicos de la EPA.

    ¿Cómo será el proceso?

    Fuera de las cajas, los insectos machos genéticamente modificados se mezclarán con la población local de su especie. Las hembras surgidas del cruce de esos machos con las hembras “naturales” no podrán sobrevivir y de esa manera se podrá controlar la población de Aedes aegypti.

    Las hembras naturales de este insecto son las que transmiten el dengue, el zika y la fiebre amarilla. El objetivo se logra gracias a un gen creado en laboratorio.

    El “mosquito amistoso de Oxitec” ha despertado el rechazo de medioambientalistas y también de algunos científicos. No es la primera vez que Oxitec, fundada en Reino Unido en 2002, prueba sus mosquitos genéticamente modificados.

    En Indaiatuba (Brasil) se logró con el mosquito de Oxitec reducir hasta en un 95 % los ambientes urbanos propensos al dengue en 13 semanas de tratamiento, en comparación con lugares donde no se soltaron mosquitos, dijo la compañía.

    “Una vez sueltos será imposible contener la cantidad de estos mosquitos genéticamente modificados, estarán literalmente en cada sitio donde el viento sople”, decía una campaña lanzada en agosto pasado en Change.org por la Coalición. El proyecto se aprobó tras más de 10 años de avances y retrocesos. EFE

    Te puede interesar:

    Los Oscar de la primera vez

    Incendio en el Colegio de Periodistas venezolanos fue provocado