Carnaval dejó crisis en suministro de agua

64
Acciones. La Policía Municipal desarmó cientos de piscinas en toda la ciudad.

El consumo desmedido afectó el nivel de presión en la Planta Procesadora de Agua Potable.

Redacción Babahoyo

Varias familias serían sancionadas como parte de las acciones tomadas por el Gobierno Municipal de Babahoyo, ante la severa situación generada en relación al suministro de agua potable, como consecuencia del incumplimiento de las disposiciones establecidas por el COE Nacional y local, durante el feriado de carnaval.

El motivo radica en la disposición prohibitoria del uso de piscinas portátiles en los hogares de la población, según lo establecieran las autoridades del COE Municipal en días previos al feriado.

Este incumplimiento habría resultado en una significativa baja de presión, en la Planta Procesadora de Agua Potable del cantón, debido a la alta demanda del líquido vital, el cual fuera usado para llenar las múltiples piscinas instaladas por toda la ciudad, lo que ocasionó la suspensión temporal en el suministro del servicio.

Control. Las autoridades inspeccionaron la Planta Procesadora de Agua Potable al presentar la deficiencia.

 

Sanciones

Durante un recorrido por las calles de la ciudad, de los efectivos de la Policía Municipal, en articulación de esfuerzos con el personal de la división de Vía Publica, procedieron a desarmar las piscinas instaladas en los exteriores de cientos de viviendas.

Dentro de las observaciones se encontraron la violación de la disposición prohibitoria del uso de piscinas portátiles, la obstaculización de espacios públicos, la obstrucción de la circulación peatonal y el impedimento al libre tránsito de los vehículos automotor.

Los propietarios fueron advertidos que en caso de cometer reincidencia serían multados, por desacato a las disposiciones municipales.

Reacciones

Cientos de pobladores se mostraron inconformes con la suspensión del suministro de agua potable, argumentando que es un servicio por el cual están pagando y que al no ser gratuito, lo pueden usar a su libre demanda.

Otra parte de los pobladores entendió que no se trata de un asunto del pago por el servicio, sino del despilfarro de un recurso natural no renovable, del cual se dio un mal uso durante el feriado y como consecuencia fue necesaria la suspensión del suministro, para garantizar la democratización en el acceso a este servicio.

Por otra parte hubo quienes reflexionaron en un llamado a la conciencia,  recordando que hay países que no cuentan con agua para satisfacer sus necesidades básicas, mientras que aquí se desperdicia el vital líquido llenando piscinas para usarlas un par de horas o jugando al carnaval. (JTE)