Feminismo plural e inclusivo

SEP, 15, 2019 | 00:02 - Por MARIANA VELASCO

Mariana Velasco

Es necesario identificar caminos e ideas para repolitizar el feminismo y los movimientos sociales en torno a una visión de justicia que se inserte en el día a día a través de la praxis. Para ello, varios autores sugieren herramientas analíticas, como la interseccionalidad, que sirve para comprender los procesos de transformación en cada contexto político y cultural.

Un feminismo que lucha por mejorar el futuro del país, no puede enclaustrarse en una estrategia única, debe ser un movimiento que articule las batallas contra las diferentes facetas que puede adquirir la injusticia de género: políticas culturales y socioeconómicas. 

Para entrar en lo que algunos llaman ‘tercera ola ‘del feminismo, hay que tener la disposición a aceptar la diversidad de actores, intereses y objetivos de la mano de militantes jóvenes que retoman reinvindicaciones básicas con nuevas formas, desde el uso de redes sociales hasta prácticas de resignificación.

Es indispensable un abordaje que perciba la diversidad y la estratificación dentro de todo grupo social (incluido los de género) para comprender que los ejes en torno a los cuales se articulan las diferencias, están entrelazados. Sólo así, las complejas imbricaciones del sexismo, racismo y todas las otras formas de desigualdad, permitirán dejar de promocionar una democracia centrada en una representación política femenina y en aspectos legales de los Derechos Humanos. 

Urge  prestar atención al contexto socio económico de sus luchas; más aún, de los movimientos sociales  como organizaciones de la sociedad civil que se ejemplifican en  los sindicatos que permanecen bajo dominio masculino. 

El hecho que una mujer llegue a la Presidencia de la República, amplía el horizonte de lo verosímil para los ciudadanos y una de las factibles vías es que emerjan potentes colectivos de mujeres, tal como ocurrió en Argentina, Chile, Brasil y Costa Rica, donde la derecha encontró una resistencia femenina desde las bases y en las calles, lo que evidencia la génesis de un feminismo plural e inclusivo. 

mavetapia@hotmail.com

COMENTA CON EL AUTOR

mavetapia@hotmail.com

Más Noticias De Opinión

Evo, ¿el eterno?

00:40 | | Bolivia ha vivido en los últimos meses una intensa campaña electoral. Seguramente la más compleja de las últimas dos décadas.

La paz no se conquista a patadas

00:35 | | Quito sitiada. Como Siria, cualquier ciudad venezolana o Nueva York el 11 de septiembre del 2001 (con edificio destruido). Todo en 12 días de terror. Una violencia vandálica y una barbarie injustificada, nunca vistas en el país. 

¡Vándalos!

00:30 | | Vándalo es quien destruye, daña y fractura sin importar las consecuencias.

¿Quito herida y el paro?

00:25 | | Quito llora y reconstruye: “Dale limosna mujer que no hay en la vida nada como la pena de ser ciego en Granada”.

Rebelión y barbarie

00:20 | | La hecatombe de octubre 2019 representa, en la historia, 11 días violentos de fracaso y gloria para derogar el Decreto 883 que pretendía la eliminación de subsidios a los combustibles y subía en efecto los precios de los alimentos.

Impunidad vs paz

00:15 | | Sobre la impunidad no se construye la paz, como tampoco es posible hacer desaparecer la grieta por decreto presidencial.

Las debilidades

00:10 | | Los últimos acontecimientos: violentos, destructores, terroristas, nos hicieron recordar otros pero justos levantamientos indígenas en siglos antes del XX.

¡Habemus paz!

00:05 | | La Comisión de Derechos Humanos de la ONU apela contra el uso excesivo de la fuerza policial.