Bipolaridad: ¿Qué se sabe sobre este trastorno?

164
PROFESIONAL. Alfonsina Cueva, destacada profesional de la Psicología

Esta alteración afecta a todas las personas y podría provocar aislamiento e ideas suicidas.

 

A partir del año 2017 se definió el 30 de marzo como una fecha oportuna para conmemorar el Día Mundial del Trastorno Bipolar, debido a que el famoso pintor Vincent Van Gogh nació en este día. Al artista neerlandés se le atribuyen comportamientos que podrían obedecer a este tipo de alteración.

Alfonsina Cueva Valdivieso, de 23 años, Psicóloga General por la Universidad Técnica Particular de Loja, se manifestó acerca de este importante tema. Actualmente, la experta en el ámbito de salud mental presta sus servicios profesionales como Psicóloga en las áreas de psicoeducación, atención primaria y acompañamiento psicológico y emocional. Así mismo, se está preparando académicamente para continuar con sus estudios de cuarto nivel.

En entrevista con diario La Hora, la profesional lojana compartió información relevante acerca del trastorno bipolar y su importante dentro de la psicopatología.

¿Qué es el trastorno bipolar?

El Trastorno Afectivo Bipolar o conocido también como Trastorno Bipolar (TB), es un grupo de trastornos, por lo general graves, relacionados con el estado de ánimo. Se caracterizan principalmente por mostrar fluctuaciones muy notables, desde la presencia de episodios de manía o hipomanía hasta episodios de depresión mayor.

La sintomatología de los trastornos bipolares puede variar y manifestarse de forma marcada dependiendo del episodio al que hagamos referencia.

Episodio maníaco: estado de ánimo persistentemente elevado, expansivo o irritable. Aumento de la autoestima o sentimiento de grandeza. Disminución de la necesidad de dormir. Fuga de ideas o experiencia subjetiva de que los pensamientos van a gran velocidad. La persona se distrae con facilidad y participa en actividades de riesgo.

Episodio de depresión mayor: estado de ánimo deprimido la mayor parte del día. La persona experimenta una disminución importante del interés en la mayoría de las actividades. Dificultades para dormir, pérdida de energía y también pueden llegar a presentar pensamientos de muerte recurrente (ideación suicida).

Considero importante acotar que según la Guía de Consultas de los Criterios Diagnósticos del DSM-5 existe una clasificación de los trastornos bipolares, denominados de la siguiente manera: Trastorno Bipolar I, Trastorno Bipolar II, Trastorno Ciclotímico, Trastorno bipolar y trastorno relacionado debido a otra afección médica.

¿Es considerado como una enfermedad?

El trastorno bipolar es considerado como una psicopatología que afecta al correcto desenvolvimiento de una persona, generando un malestar significativo.

Personalmente, no me gusta etiquetar a la gente por un diagnóstico y mucho menos denominarla “enferma”. Trato a cada persona como un ser íntegro que va más allá de un trastorno, sin embargo, una detección tardía de esta patología puede causar un deterioro notable en las áreas funcionales del individuo y perjudicar su salud y bienestar mental.

¿A qué edad se presenta con mayor frecuencia?

Según estudios, los primeros síntomas aparecen al inicio de los 20 años. No obstante, hoy en día se conoce que el primer episodio ocurre en la adolescencia, incluso pueden presentarse en niños y niñas.

¿Tiene las mismas características en hombres y mujeres?

El trastorno bipolar afecta por igual a hombres y mujeres. Se presentan las mismas características, pero los síntomas siempre van a variar dependiendo de cada caso.

¿Es hereditario?

La causa aún se desconoce, pues son muchos factores que pueden estar involucrados. Recordemos que, como seres humanos nos vemos influenciados por nuestro material genético, por el funcionamiento biológico de nuestro cuerpo, por el contexto en donde nos estamos desarrollando, los hábitos que tenemos y también el estilo de vida que adoptamos, es por ello, que se cree que el origen de los trastornos bipolares es multidimensional.

Por su parte, los trastornos afectivos se encuentran en mayor proporción en grupos familiares donde existe una probabilidad del 75% de tener un pariente cercano con psicosis maniacodepresiva o depresión mayor.

¿Cuáles son los riesgos que puede correr una persona que presenta este trastorno?

Todas las personas contamos con factores protectores (nos protegen y disminuye la probabilidad de que se presente una patología) y factores de riesgo (nos ponen en riesgo y aumenta la probabilidad de que se presente una patología) que van a influenciarnos.

En este caso, los factores de riesgo para las personas con trastornos bipolares son los siguientes hábitos: labilidad emocional, dificultad para controlar sus emociones de forma adecuada, consumo de sustancias, carencia de una red de apoyo, falta de intervención psiquiátrica y psicológica, poca o nula información acerca del trastorno y una detección tardía del mismo.

 

¿Cómo actuar correctamente?

Voy a compartir con ustedes algunos tips que podemos poner en práctica desde nuestra posición. El primer paso siempre va a ser informarnos acerca del trastorno bipolar, de sus características, de qué hacer para brindar ayuda.

El segundo tip es dejar de lado los prejuicios que nos atan y paralizan. Debemos olvidarnos de la idea de que una persona es “loca”. Es fundamental ayudar al individuo a buscar ayuda profesional, además, de involucrarnos en el proceso de cambio. Tratemos de evitar situaciones de mucha tensión junto a la persona afectada. Finalmente, es importante mostrar una actitud empática y conocer de qué forma podemos ayudar para afrontar este tipo de dificultades.

Sus contactos

Se pueden contactar con Alfonsina Cueva a través de sus redes sociales; en la cuenta de Instagram @Mentality_pisco o comunicarse al 0997667143. Estará gustosa de cuidar junto a ti de tu salud mental.

 

TOME NOTA

El apoyo familiar, social y profesional es indispensable para afrontar esta delicada afección mental.

EL DATO

Cifras presentadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS), indican que existen cerca de 60 millones de personas diagnosticadas con este trastorno.