domingo, mayo 16, 2021

Editorial Columnistas Nacionales Biden, clima y América Latina

Biden, clima y América Latina

Guy Edwards* y Benjamín N. Gedan

Las relaciones entre EE.UU. y gran parte de América Latina se están recuperando tras tocar fondo bajo el mandato del ex presidente estadounidense Donald Trump. Pero mientras la administración del presidente Joe Biden se centra en la crisis migratoria centroamericana, no debe perder la oportunidad de impulsar la acción climática que urge para ayudar a la reconstrucción tras la pandemia.

Dada la magnitud del colapso económico de América Latina en 2020 -su contracción del 7,4% del PIB fue la peor de cualquier región-, la mayoría de sus líderes nacionales no se han detenido mucho en el cambio climático. Argentina, México y Perú aún no han destinado ni un solo dólar del gasto de recuperación a la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) y la contaminación atmosférica, según el Proyecto de Recuperación Económica de la Universidad de Oxford. En su lugar, se han destinado grandes sumas a las industrias de combustibles fósiles de la región.

Para limitar el calentamiento global de este siglo por debajo de 1,5 grados centígrados en relación con los niveles preindustriales, el mundo debe reducir a la mitad las emisiones de GEI para 2030 y lograr emisiones netas cero para 2050.

Las amplias fuentes de energía renovable de la región, junto con la electrificación del transporte, podrían sustituir en gran medida la dependencia de los combustibles fósiles, que representan la mayor parte de las emisiones de GEI de América Latina en 2018. Esta transición reduciría la contaminación del aire y atraería la inversión necesaria para revertir el aumento del desempleo y la pobreza en el último año.

La inversión en energías renovables en América Latina podría atraer $432.000 millones, excluyendo la energía hidroeléctrica, y ahorrar así miles de millones en importaciones de petróleo y gas y en gastos de salud relacionados con el aire sucio.

Alinear a la región con objetivos climáticos no se logrará sin apoyo de EE.UU. Las empresas privadas y estatales dedicadas a la producción de petróleo y gas en Argentina, Colombia y México.

Los presidentes Alberto Fernández, de Argentina, e Iván Duque, de Colombia, y la ministra chilena de Ambiente, Carolina Schmidt, ya hablaron con el enviado presidencial especial de Biden para el clima, John Kerry.

La Cumbre de Líderes sobre el Clima que celebrará Biden los días 22 y 23 de abril será una oportunidad para destacar las políticas climáticas de Barbados, Chile, Colombia, Costa Rica y Jamaica. Al mismo tiempo, Biden puede instar a los mayores emisores de gases de efecto invernadero de la región, Brasil, México y Argentina, a hacer más para alinear sus planes de recuperación con los objetivos de París.

Biden podría anunciar cómo EE.UU. eliminará gradualmente los subsidios a los combustibles fósiles nacionales y a su producción en el extranjero. En reconocimiento del costo social y económico de esta transición, podría ofrecer una serie de incentivos para invertir en energías renovables, incluyendo más financiamiento a las energías renovables por parte del Banco de Exportación e Importación de EE.UU. y la Corporación Internacional de Financiación del Desarrollo (DFC), además de préstamos similares del Banco Interamericano de Desarrollo.

* Consultor senior del Banco Interamericano de Desarrollo y ex codirector del Laboratorio de Clima y Desarrollo de la Universidad de Brown.

⇞ Exdirector para América del Sur del Consejo de Seguridad Nacional de EE.UU., es subdirector para América Latina del Wilson Center y profesor adjunto de la Universidad Johns Hopkins.

© Project Syndicate, 2021.

Artículo anteriorHay Putin para rato
Artículo siguiente¿Volverá el engaño populista?

Más columnistas

La Hora TV