Bancos privados consiguieron más de $500 millones del exterior en 2020

    RETO. El sistema financiero busca fortalecer su liquidez y dar más crédito.

    Los recursos se destinan a las micro, pequeñas y medianas empresas. Todavía hay mucho por hacer y se espera un 2021 de incertidumbre.

    El sistema financiero ha venido trabajando con organismos multilaterales y otras entidades internacionales para conseguir fondos. El principal destino de los recursos es el impulso a las micro, pequeñas y medianas empresas.

    En medio de la crisis por la propagación de la Covid-19, se logró conseguir más de $500 millones en créditos internacionales a lo largo del 2020. Dentro de ese total, la Corporación Internacional de Finanzas para el Desarrollo de EE.UU. (DFC, por sus siglas en inglés) oficializó nuevas líneas de créditos para las instituciones financieras privadas del Ecuador por $350 millones. 

    “Estos fondos internacionales están siendo destinados para financiar, con un especial enfoque, a las microempresas y negocios liderados por mujeres; así como fortalecer el financiamiento verde”, dijo Julio José Prado, presidente ejecutivo de la Asociación de Bancos Privados (Asobanca).

    Tasas se mantienen

    Todavía hay mucho por hacer, porque el segmento de microcrédito apenas representa el 7% de la cartera vigente del sistema financiero, es decir, $2.021 millones. Un factor importante para aumentar la colocación tiene que ver con las tasas de interés, debido a que, aunque se consigan recursos del exterior, todo depende de factores como la prima de riesgo, costos operativos y de fondeo, impuestos, contribuciones, margen financiero, normativa, entre otros.

    En este contexto, el representante de la Asobanca recalcó que, a pesar de que algunos candidatos presidenciales hablan de tasas excesivas, no se las puede bajar por ley o decreto, sino enfocándose en la reducción del riesgo país, la seguridad jurídica y la adopción de las mejores prácticas internacionales que atraigan inversión extranjera.

    Pocas certezas

    Debido a que la coyuntura económica durante 2021, no es posible hacer una proyección exacta de una meta para la obtención de financiamiento internacional. La capacidad de los bancos privados para obtener recursos frescos dependerá mucho de la evolución de la pandemia, el acceso a la vacuna de la Covid-19, mayor dinamismo económico, niveles de riesgo país y las políticas del nuevo gobierno que inicia en mayo de 2021, entre otros.

    Sin embargo, por el lado de la liquidez, se espera que se mantenga la tendencia en el crecimiento de los depósitos; pero en un nivel inferior al 11,4% alcanzado el año pasado, donde se cerró con un monto total de $37.528 millones en todo el sistema. (JS)

    El pago de impuestos duplicó a la rentabilidad

    Durante 2020, la rentabilidad de los bancos privados se redujo en un 62,3%, es decir, llegó a un poco más de $200 millones. Ese nivel representa el tercero más bajo de América Latina, si se lo analiza con el patrimonio. Sin embargo, al mismo tiempo, el sistema financiero pagó $530 millones en impuestos y contribuciones, lo que representa 2,3 veces más que las utilidades

    Para 2021, una estimación es compleja, pero se prevé que la banca tendrá que seguir haciendo sacrificios de corto plazo (menor rentabilidad), para preservar la solidez de largo plazo (más provisiones y capitalización).