Amor a 10 pasos de distancia

549
VIVENCIA. El amor vuelve a juntar a una pareja, que padece de Covid-19.

Redacción Quevedo

QUEVEDO. El doctor Carlos Sánchez, médico intensivista, líder de la Unidad de Cuidados Intensivos del hospital del IESS del cantón Quevedo, hizo publica en su red social de Facebook, la historia de una pareja que se encontraba en salas diferentes de la casa de salud, pero luego sus camas se juntaron.

El texto relata que el paciente (tiene Covid-19) que está en una de las salas de Cuidados Intermedios (donde están los pacientes graves estables y los que están en espera de un ventilador mecánico), lo llamó con la mano, y con su voz entrecortada, por la dificultad para respirar y le dice, “doctor, ¿será que me puede ayudar con información de mi esposa? ella estaba en la emergencia también cuando yo vine al hospital”

Le pregunté cómo se llama la esposa, para poder buscarla en el sistema del hospital, y ver en qué sala podría estar (en caso de seguir viva), para mi sorpresa, cuando me dice el nombre de la esposa, resulta que también la teníamos hospitalizada en la otra sala de Cuidados Intermedios, justo al otro lado de la pared, le dije te voy a dar una sorpresa para que tengas más fuerza, y puedas seguir luchando.

Hicimos los cambios necesarios en las camas, para poder colocar sus camas juntas, no lo podían creer, ella se lo creía menos, con su voz entrecortada por la falta de aire dijo: “doctor, este es el mejor regalo de cumpleaños que puedo tener” ¿de cumpleaños?, le pregunté, y me dijo sí, hoy es mi cumpleaños, lamentablemente no nos habíamos percatado de ello, pero igualmente le cantamos el cumpleaños entre todos, permitimos que sus camas estuviesen juntas, y además en ese momento hicimos una video llamada a la hija de ellos, para que pudiera cantar el cumpleaños con nosotros.

Ellos nos dieron las gracias, dicen que jamás se olvidarán de ese gesto que tuvimos. De eso se trata la medicina, de estar con el paciente hasta el final y ayudarle a sobrellevar sus dolencias, tanto físicas como emocionales.

Siempre se puede hacer algo más, ellos no se acordarán si les dimos 6 u 8 mg de dexa, o si les dimos 80 mg de enoxa cada 12, ellos recordarán que los tratamos con amor en todo momento, y les permitimos recargar la energía, cuando supimos que su amor estaba a 10 pasos de distancia. (DLH)

Dr. Carlos Sánchez y todo el equipo de áreas críticas.

Publicación autorizada por los pacientes.