¡Albricias!

    Patricio Durán

    Es una expresión de júbilo que acompaña a una buena noticia, en este caso diríamos: ¡Albricias! Guillermo Lasso es el presidente número 52 de la República del Ecuador. Con el 52.36% de los votos, Lasso consiguió algo que parecía imposible y marca una nueva tendencia en América Latina, proclive a gobiernos cobijados por el Socialismo del Siglo XXI, que han profundizado la pobreza de sus pueblos. En las redes sociales este mensaje se convirtió en tendencia: “en el año 21, del siglo 21 ganó la lista 21, alejándonos del socialismo del siglo 21”.

    Con el triunfo de Lasso nuestro país vuelve a la racionalidad luego de 14 años de un manejo desastroso de la economía por parte del correísmo, desperdiciando la segunda bonanza petrolera con un dólar superior a los $100 por barril; de continuos ataques a los derechos humanos, acoso sistemático a los medios de comunicación con la aplicación de la Ley Mordaza, descalabro de la institucionalidad, corrupción e impunidad generalizada, etc.

    El triunfo de Lasso le paró en seco a los izquierdosos que se jactaban de no perder elecciones en las últimas elecciones, aunque la elección de Lenin está envuelta en un halo de fraude que cada día es más evidente. Sin lugar a dudas, esta victoria despeja el panorama ecuatoriano de una grave amenaza comunista, que sin importar que tan mal estén las cosas siempre pueden empeorar con ineptos y corruptos gobernando.

    Los ecuatorianos esperamos que el Gobierno de Guillermo Lasso enderece el rumbo, devuelva la esperanza de mejores días, dé confianza a los inversionistas extranjeros para que generen plazas de empleo, entierre la corrupción y la impunidad.

    Esperemos que el resto de países latinoamericanos sigan el buen ejemplo del Ecuador, despachando a gobiernos dictatoriales y comunistoides que tienen a su haber más fracasos que éxitos.