Adoctrinamiento chavista

    Por: Juan Sebastián Vargas

    El nuevo gobierno tiene una gran tarea en la educación de nuestros estudiantes secundarios y universitarios del sector estatal.

    Es precisamente transformarlo de una instrucción teórica y ambigua a una educación más práctica y especialmente innovadora, que incentive la investigación y el emprendimiento, que venga con una visión pragmática de la realidad.

    El gobierno entrante debe ser muy riguroso en eliminar de raíz ese adoctrinamiento ideológico que venía expandiéndose en muchas universidades públicas del Ecuador con docentes provenientes principalmente de Cuba, que se han encargado de colocar un tinte político muy sesgado en los jóvenes, tratando de lavar el cerebro con ideas de carácter comunista e izquierdista radical.

    Es por ello que se debe tener especial cuidado y erradicar de una vez por todas esa mediocre educación, esas prácticas fueron muy comunes en Venezuela cuando incluyeron miles de profesores de la Isla con el fin de introducir un pensamiento totalmente sesgado a favor de los caudillos que la pregonan.

    Lo mismo quisieron hacer en el Ecuador, incluso en los textos escolares en donde se atrevieron a colocar los ideales de la “revolución ciudadana”, sus supuestos logros y atributos, y que ese proceso había ayudado al país a superar el “rezago de décadas”, nada mas aberrante y repugnante que lavar el cerebro de nuestros hijos de esa manera tan grotesca.

    La educación debe tener un giro de 180 grados, los planes de estudios deben basarse en habilidades, en el conocimiento y en la investigación como dice Paul Jackson de la Fundación Botín, que los centros educativos sean lugares dinámicos y fuentes de inspiración, ofrecer oportunidades que favorezcan el pensamiento libre, fomentar el debate y que los niños y jóvenes no tengan temor al fracaso, que sean perseverantes.

    Además, buscar que la juventud sea educada principalmente en valores, que sean resilientes y sobre todo emocionalmente inteligentes, la responsabilidad del nuevo gobierno será gravitante.