Acuerdos y divisiones en el gremio de los transportistas

    COMBUSTIBLES. El alza de pasajes es uno de los pedidos del gremio de transportistas de Quito.
    COMBUSTIBLES. El alza de pasajes es uno de los pedidos del gremio de transportistas de Quito.

    Posiciones contradictorias entre los gremios del transporte por actos violentos entre sus miembros.

    Las mesas técnicas para tratar los pedidos del gremio se conforman en el Municipio. El alcalde Jorge Yunda confirmó que “se llegó a acuerdos para garantizar el transporte público en Quito”.

    Jorge Yánez, coordinador técnico de la Unión de Operadoras de Transporte de Quito (Unitrans-Q), señala que el gremio está de acuerdo con los indicadores de calidad para el alza de pasajes. “Estamos en reuniones”, dijo.

    En cuanto al incremento de los combustibles, Guillermo Abad, secretario de Movilidad del Municipio, dijo que ese es un tema que le compete al Gobierno Central “focalizar los subsidios para el sector”.

    Ampliar el tiempo de evaluación para el incremento de pasajes. “No cedimos en nada”, señaló Yunda tras su mensaje en redes sociales sobre la finalización del paro en la ciudad.

    Yánez comentó que para la elaboración de la Ordenanza que está vigente “participaron los delegados de la Cámara de Transporte del Distrito de Quito y los delegados de Unitrans-Q, y conocían perfectamente los índices de calidad y que se iba a dar el concurso de rutas y frecuencias. Se hicieron algunos reparos, se ajustaron y se aprobó la Ordenanza”.

    Asimismo, dijo que el 50% de las operadoras de transporte del Distrito Metropolitano de Quito están de acuerdo con la asignación de frecuencias.

    Sin embargo, José Santamaría, presidente de la Cámara de Transporte de Quito, pidió al Municipio la suspensión del concurso de asignación de frecuencias, pues consideraban que “podrían intervenir empresas internacionales”.

    En enero del 2021, la Secretaría de Movilidad emitió el ‘Manual para la implementación de indicadores de calidad de servicio en el transporte público de pasajeros de Quito’. Allí se establecen los mecanismos para controlar el cumplimiento de los transportistas.

    Una vez firmado el documento, los transportistas tendrán 30 días para cumplir con los parámetros. Solo entonces (en un plazo aproximado de 60 días), se aplicará la nueva tarifa con el incremento de 10 centavos, es decir 35 centavos.

    QUITO. El paro de transportistas duró dos días en la Capital.
    QUITO. El paro de transportistas duró dos días en la Capital.

    Quito sin buses y con violencia por dos días

    Tras el anuncio del paro de transportistas desde el lunes 10 de mayo del 2021, se produjeron actos vandálicos contra bienes públicos y privados, y agresiones a ciudadanos. El secretario Guillermo Abad afirmó haber presentado un “acto urgente a la Fiscalía para evitar este tipo de acciones e iniciar con las investigaciones”.

    Yánez comentó que “como grupo no hemos participado en las medidas de hecho. Lunes y martes reducimos el número de buses por los ataques criminales de los que fuimos víctimas por parte del grupo de la Cámara de Transporte del Distrito de Quito”.

    En el artículo 346 del Código Orgánico Integral Penal (COIP) se señala que “la persona que impida, entorpezca o paralice la normal prestación de un servicio público o se resista violentamente al restablecimiento del mismo será sancionada con pena privativa de libertad de uno a tres años”.

     1.400 buses son monitoreados para poder cobrar los 35 centavos, según Unitrans-Q
    BUSES. El transporte público retomó sus actividades el miércoles 12 de mayo de 2021.
    BUSES. El transporte público retomó sus actividades el miércoles 12 de mayo de 2021.

    ¿Qué deben cumplir los transportistas para aplicar al incremento del pasaje?

    Los transportistas deben cumplir al menos cinco requisitos antes de que la administración de la ciudad les permita subir la tarifa del pasaje de USD 0,25 a USD 0,35. Los principales cambios que deben hacer las operadoras son:

    Buses cambian de dueño: el Municipio de Quito establece que los propietarios de los buses deben delegar su administración al gerente general de la cooperativa.

    En una segunda etapa, los buses ya pasarán a ser propiedad de las cooperativas. La idea es que los conductores tengan una relación laboral directa con las operadoras.

    Afiliación a la seguridad social: los conductores de las unidades de transporte deben ser afiliados al Instituto de Seguridad Social. Para ello necesitarán un contrato formal de trabajo, que regule la jornada laboral para que no supere las ocho horas diarias. Si el horario se extiende, el conductor deberá ganar horas extra.

    Fideicomiso: los transportistas serán parte de un fideicomiso que creará el Municipio. Este mecanismo servirá para consolidar el dinero del cobro de los pasajes en una sola caja. La metodología de reparto aún está por definirse, pero la Secretaría de Movilidad cree que lo ideal es que se haga de acuerdo con el número de kilómetros que recorra cada unidad.

    Creación de corporaciones: Las 195 rutas que actualmente son operadas por las 65 empresas quedarán en manos de solo 16. Esto significa que las cooperativas deberán fusionarse para crear corporaciones de transporte que les permitan operar las rutas asignadas.

    Capacitación: Los conductores serán capacitados constantemente en servicio al cliente.

    Ordenanza que regula el transporte público

    Quito tiene una normativa para regular el transporte público. La Ordenanza Metropolitana No. 017-2020, reconfigura el Sistema Metropolitano de Transporte de Pasajeros, con el fin de garantizar y proveer a todos los ciudadanos, una gestión directa al servicio de transporte público colectivo y masivo.

    El servicio, según la Ordenanza, debe cumplir con las siguientes condiciones: responsabilidad, universalidad, accesibilidad, comodidad, continuidad, seguridad y calidad; “siendo obligación de todos los participantes del Sistema arbitrar todas las medidas que correspondan a los servicios y elementos físicos, operativos y financieros que se integren”, señala el documento.

    En el Plan de Reestructuración de Rutas de Transporte Público, que se encuentra dentro de la  Ordenanza  Metropolitana No. 017, consta que el objetivo de este plan es lograr la mayor cobertura territorial, mejorar los tiempos de viaje y la calidad de los niveles de servicio, la cual se concretará a través de la asignación de rutas mediante concursos públicos en los que podrán participar operadoras privadas y públicas, nacionales y extranjeras.