Abandonan perros en vías de Ambato

Los animales permanecen en las carreteras por varias horas o incluso días sin agua ni alimento.

Situación. Los animales se mantienen en el contorno de la vía expuestos a un atropello.

El Paso Lateral norte de Ambato, así como también la vía a Píllaro se transformaron en carreteras utilizadas para abandonar animales, situación que preocupa a moradores, rescatistas y representantes de colectivos dedicados a proteger los derechos de la fauna urbana del cantón.

Al recorrer las vías se pueden observar a varios perros tratando de sobrevivir, los mismos que caminan por varias horas en busca de agua o alimento, otros con peor destino son atropellados por los vehículos que transitan a gran velocidad.

EL DATO 
La ciudadanía puede denunciar casos de 
maltrato animal al número 032 49 84 30 del Comseca.

Situación

En el Paso Lateral norte del cantón, a la altura de Guagracorral, es notoria la presencia de varios perros caminando en el filo de la vía.

Los comerciantes de la feria de productos agrícolas que se realiza en el lugar dijeron que en varias ocasiones han podido observar el abandono de animales.

“Llegan en carros o en camionetas para dejar botados a los pobres perritos, luego aceleran y se van dejándoles a su suerte”, dijo Narcisa Paucar, quien aseguró que en varias ocasiones incluso alimentó a los animales que caminan sin rumbo.

En la vía a Píllaro se vive un panorama similar, los moradores del lugar aseguran que esta situación no es nueva y que muchos de los animales abandonados son atropellados.

“Aquí da pena ver a tanto perro que aparece de la noche a la mañana, hay mucha gente sin corazón que viene a dejar a sus mascotas aquí”, contó Luis Castillo, quien vive cerca del basurero municipal.

 

TOME NOTA
Según una denuncia ciudadana, en Pinllo, en el barrio San 
José 1, ayer se dio el rescate de tres gatos que estaban 
en un saco y fueron abandonados en una quebrada.

 

Rescate

Ivonne Aguilar, rescatista de Ambato, dijo que el abandono de animales refleja que la mayoría de la ciudadanía no está preparada para tener macotas.

“Es penoso encontrar animales en las carreteras, esto no se va a solucionar con multas, sino cuando empecemos a respetar la vida de todos los seres humanos”, aseveró.

La ciudad cuenta con una ordenanza aprobada el 13 de enero del 2009, en el documento se exponen 39 artículos en los que se establece las responsabilidades que deben cumplir los propietarios, personas dedicadas a la venta y reproducción, como también los espacios en los que deben permanecer los animales.

Sin embargo, las disposiciones contempladas no se dan cumplimiento, y actualmente los concejales de Ambato trabajan en la elaboración de una nueva normativa que regule el trato y cuidado de mascotas con sanciones económicas más drásticas.

En Quito el abandono de un animal de compañía es considerado una infracción grave y el propietario es sancionado por la Agencia Metropolitana de Control con una multa del 45% al 90% de un salario básico unificado. (RMC)