A río revuelto…

    Por: Juan Sebastián Vargas

    Estas últimas semanas hemos palpado el drama colombiano con unas protestas muy agresivas que nos recuerdan a los hechos suscitados en Ecuador y Chile en 2019, sin lugar a dudas el pueblo tiene absolutamente todo el derecho de protestar por cualquier medida de carácter económico que pueda resultar impopular y esto entendiéndose como un atributo básico de una democracia en pleno derecho, sin embargo, en los casos antes mencionados cae perfecto ese viejo y popular refrán “a río revuelto… ganancia de pescadores” que se refiere precisamente a aquellas personas o grupos que sacan provecho de situaciones de caos y desorden, un tema que calza perfecto en estas revueltas para aquellos grupos ideológicos o políticos que desean sacar tajada de esta situación, algo que resulta totalmente despreciable pero que no podía ser de otra manera cuando sabemos quién auspicia estos alborotos.

    Resulta que cuando la fuerza pública ya sea la Policía o el Ejército trata de controlar este caos y cae por efecto de la situación en una represión que puede ocasionar excesos fruto de la misma violencia con la que son atacados se convierte en el momento perfecto para que estos movimientos se conviertan en “defensores del pueblo” y simplemente sea la oportunidad ideal para tratar de desestabilizar a los gobiernos que en efecto no son de su tendencia, no me extraña que lo sucedido tanto en Chile, en Ecuador y ahora en Colombia tengan un gran patrocinador que podría ser el mismo Gobierno Venezolano o incluso esa famosa organización comunista llamada “Foro de  São Paulo” que hace intentos ahogados de buscar regresar al poder en una sociedad cada vez más decepcionada de sus ideales y doctrinas ambiguas y autoritarias que han demostrado ser muy peligrosas para nuestros países, Colombia debe tener mucho cuidado y el Ecuador también ya que seguramente habrán movimientos “perdedores” que esperarán el mínimo pretexto para desestabilizar al nuevo gobierno.