A dos meses de tener un nuevo Gobierno, ¿qué le espera a la comandante general Varela?

    Tannya Varela, comandante general de la Policía Nacional, junto al ministro de Gobierno, Gabriel Martínez y los miembros del mando policial. Foto. Cortesía Ministerio de Gobierno.

    Con el posicionamiento del próximo presidente, el 24 de mayo, hay dos caminos para ella: se ratifica su cargo o entrega el mando y se retira de la Policía.

    La Comandancia General es el órgano máximo de comando y administración de la Policía Nacional. La llegada de Tannya Varela a ese cargo fue recibida con agrado por parte de las autoridades y la ciudadanía. Para el exsubsecretario de Rehabilitación Social, Ricardo Camacho, asumir ese puesto en este momento es un reto.

    “Me alegra que Tannya Varela fuera nombrada comandante general. Es un hecho histórico y estoy seguro que cuenta con los méritos y capacidades que exige el cargo”, dijo en una charla con La Hora. Sin embargo, recuerda que el país atraviesa un momento complejo en materia de seguridad.

    El experto menciona casos puntuales, como la desaparición de una avioneta tipo Cessna Conquest II, el 22 de marzo,  que estaba bajo cadena de custodia y en manos de la Policía Judicial. También recuerda la grave situación en las cárceles del país.

    “Tenemos un problema de delincuencia común, como robos en la calle o en hogares, pero también está el crimen organizado que ha cobrado fuerza y ha aumentado los niveles de violencia”.  Por eso, cree que Varela tiene la oportunidad histórica de transparentar lo que suceda en la Policía.

    Pero, ¿por qué cambiar el mando policial en este momento? Para Camacho la intención es poner a personas con ideas frescas. “Seguramente el presidente de la República, Lenín Moreno, pensó que la Policía merecía un respiro, que necesitaba nuevos aires y la generala Varela es la que puede traer e incorporar nuevas estrategias a la institución”, comentó.

    Ahora queda saber si tendrá el tiempo suficiente para lograr estos cambios. Su nombramiento en la Comandancia General de la Policía podría durar dos años, pero el siguiente Gobierno, independientemente de quién gane en las elecciones, deberá decidir si la ratifica en el cargo. Si esto no sucede, “simplemente entrega el mando y se retira”, asegura Camacho.

    Una movida política

    La politóloga Arianna Tanca ve con agrado que una mujer asuma la comandancia de una institución históricamente dirigida por hombres. “Es una decisión acertada”, dice; no obstante, es inevitable no ver un interés político.

    “Desde la política, los Gobiernos suelen tomar este tipo de decisiones a las puertas de su salida con el único afán de ganar popularidad. Son una serie de acciones a manera de ‘manotazo de ahogado’ para enfrentar las crisis que tiene, al menos nuestro Gobierno, en diferentes ámbitos y levantar su popularidad”.

    No obstante, para la politóloga, asignar a Varela a la Comandancia General fue una buena decisión. “La trayectoria de Varela es impecable y eso demuestra que llegó al cargo por sus méritos, no por ser mujer”, dijo Tanca, quien cree que también es un paso importante en materia de equidad dentro de la institución.

    “En Ecuador, las mujeres somos el 50% de la población, pero estamos subrepresentadas en las diferentes esferas de decisión. Que una mujer dirija la Policía Nacional traerá cambios positivos para la institución, para que desde la Policía se apliquen políticas con perspectiva de género”. (LGP)

    Posicionamiento en Comandancia de la Policía Nacional

    La generala Tannya Varela fue recibida oficialmente el martes, 23 de marzo de 2021, como la nueva comandante general de la Policía Nacional, en presencia de las autoridades del mando policial. Varela fue asignada al cargo al cargo vía Decreto Ejecutivo 1272, la noche del lunes 22 de marzo.

    La nueva comandante asume el cargo poco después del nombramiento de Gabriel Martínez como ministro de Gobierno. La mañana del martes, el secretario de Estado anunció que trabajará en conjunto con la generala Varela para reducir las muertes violentas y la delincuencia en Ecuador.

    “Trabajamos en un plan de acción para reducir los índices de muertes violentas y la delincuencia común en el país” dijo Martínez en redes sociales.

    Varela también habló de sus prioridades. “Hay situaciones prioritarias que tratar y, entre ellas, está la del Instituto de Seguridad Social de la Policía Nacional (ISSPOL). Continuaremos con ese esfuerzo para recuperar lo que por derecho nos corresponde a los 80.000 afiliados de la Seguridad Social”, dijo.

    Además, expresó un agradecimiento al comandante saliente, Patricio Carrillo Rosero.

    Pazmiño presentó su renuncia el 5 de marzo en medio de cuestionamientos a su gestión tras los violentos motines que dejaron 79 muertos en distintas cárceles del país. En una carta dirigida al presidente, Lenín Moreno, Pazmiño dijo que su gestión fue criticada “desde varios sectores, injustificadamente”. Además afirmó que, “en un acto de transparencia”, la defensa de su desempeño “debe realizarse desde afuera”.

    Días atrás, el pleno de la Asamblea Nacional solicitó al presidente Moreno la destitución de Pazmiño y otros funcionarios del sistema carcelario por el motín del 23 de febrero.