La Hora :: Ecuador :: Noticias Nacionales e Internacionales

Sábado, 19 de Abril de 2014

Ediciones Anteriores

Ingrese Aqui

Regionales:

Opinión

Breve historia de los títeres

Domingo, 7 de Julio de 2013

Marco Chiriboga Villaquiran

La historia de los títeres es larga y compleja. Se sabe que existían títeres en el antiguo Egipto, en la Grecia clásica y en China. Los títeres de Java y otras partes de Asia, por ejemplo, representan versiones de cuentos folclóricos, basados en la épica hindú, el Ramayana y el Mahabharata, y aparecen como sombras sobre una sábana translúcida. El sofisticado teatro de ‘bunraku’ o ‘el joruri’, de Japón utiliza títeres o muñecas de la mitad del tamaño de una persona, manipulados por cables y palancas por tres personas vestidas de negro que son visibles sobre el escenario. Los títeres representan obras heroicas tradicionales o tragedias domésticas, mientras un narrador, canta o cuenta la historia.


A partir del siglo XVI, los artistas de la ‘commedia dell’arte’ hicieron de títeres de mano personajes nacionales, como los ingleses Punch y Judy, el Guignol francés, el alemán Kasperl y la rusa Petrushka. Estos títeres interpretaban escenas tradicionales de comedia bufonesca, comedia y crítica a las autoridades. Lo mismo sucedería en el siglo XX, en el que escritores notables como Federico García Lorca, escribieron obras de teatro para ser representadas en los teatros de títeres.


El teatro de títeres en el mundo contemporáneo se enfrenta a dos dificultades: primero, que los teatros de folclore tradicional casi han desaparecido, y segundo, que los títeres parecen ser considerados como un entretenimiento para niños. La respuesta ha sido la transferencia a un medio de mayor cobertura como la televisión, donde ha conseguido bastante éxito, como las creaciones del titiritero estadounidense Jim Henson, Barrio Sésamo o Plaza Sésamo y Los Muppets y los Spitting Image, un programa que utiliza títeres caricaturescos diseñados por Roger Law y Peter Fluck para representar escenas satíricas.


En nuestro país también hay títeres y muy buenos, por cierto, pero es mejor no hablar de ellos. Nos podemos meter en problemas.

 


mchiriboga@lahora.com.ec

 

 

Otras noticias de Opinión

Visítanos también en:
Visita La Hora en FaceBook
Visita La Hora en Twitter

REVISTAS