La Hora :: Ecuador :: Noticias Nacionales e Internacionales

Viernes, 19 de Diciembre de 2014

Ediciones Anteriores

Ingrese Aqui

Regionales:

Pais

7 regiones ¿unión o división?

Domingo, 1 de Noviembre de 2009

1 7 regiones ¿unión o división?

El territorio ecuatoriano se dividió en siete zonas administrativas y de planificación, de conformidad a lo establecido en la Constitución en el marco del pan de desarrollo de la Secretaría Nacional de Planificación y Desarrollo (Senplades). Pese a la socialización del documento, en las provincias existen divergencias que vuelven tortuoso el largo camino para su definitiva concreción.

Para la regionalización se tomaron en cuenta las similitudes culturales, sociales, económicas y productivas de las 24 provincias y se condensaron en siete regiones, cada una de las cuales tendrá su capital y como cabeza la Senplades. Una subsecretaría de esta Cartera coordinará las acciones de las otras subsecretarías.

Esta forma de división territorial no es nueva, explica la subsecretaria de Reforma del Estado, Ana María Larrea. La funcionaria dice que la estructura fue aplicada en anteriores gobiernos aunque no bajo un esquema de coordinación como ahora.

Lo que se pretende, acota, “es que el Ejecutivo se acerque a la población”. Una de las maneras de hacerlo es permitiendo que, por ejemplo, ciertos trámites públicos que sólo se realizaban en Quito o Guayaquil se los pueda hacer en las siete zonas. Así como decentralizar áreas como las de Salud y Educación.

Las sedes
Para seleccionar a esas sedes administrativas, Larrea indicó que se ha considerado la proximidad de esa ciudad con el resto de la región, pero también tomando en cuenta que no sea uno de los centros de mayor desarrollo.

Asimismo contó el hecho de que en esos sitios exista infraestructura del Estado para no incurrir en gastos de construcción o alquiler de edificios.

Uno de los cuestionamientos estriba en la selección de las sedes administrativas. Así, El Oro quiere a Machala como sede, no a Cuenca o Azogues; Manabí a Portoviejo y no a Montecristi; Los Ríos a Babahoyo y no a Milagro.

Para evitar estos conflictos, el Gobierno socializa la propuesta; sin embargo, la prefecta de Esmeraldas, Lucía Sosa Robinzón, expresó que “a nadie se le ha consultado si se está de acuerdo con que Ibarra sea la capital de la Región 1 y si las demás provincias que la integran quieran pertenecer a ella”.

Teófilo Villón, analista político en la provincia de Los Ríos, sostiene que la regionalizción no se la ha disertado con la comunidad. Sin embargo, como de costumbre, el Gobierno a través de Senplades pretende hacerlo a su conveniencia.

“No hay consenso y los consejos provinciales han empezado un tibio disentimiento”, remarca.

Un largo camino
La Subsecretaria de Reforma del Estado señala que el plan abre la descentralización y la desconcentración de ciertos ministerios, concordando con las necesidades de cada zona. Pero para que esto suceda hay un plazo de ocho años que empezará a correr a partir de que la Asamblea Nacional apruebe el Código Territorial, lo cual ocurrirá dentro de pocas semanas.

El proceso de regionalización no es inmediato - y tampoco resultaría obligatorio, puesto que está sujeto a la voluntad popular - ya que el numeral 9, de la Primera disposición transitoria de la Constitución vigente, dice que la Ley que regule la descentralización territorial “fijará el plazo para la conformación de regiones autónomas, que en ningún caso excederá de ocho años”.

Marco Romero, subsecretario de la Regional 3 de la Senplades, explicó que se aplicará cuando la colectividad, a través de una consulta popular, acepte o no unirse a otras provincias.


Constitución
Regiones autónomas

° Según los artículos 244, 245 y 246 del Título V, referido a la organización territorial del estado, de la Constitución vigente, dos o más provincias colindantes, que sumen más de 20 mil kilómetros cuadrados y tengan más del 5% de la población nacional, pueden constituirse en Regiones Autónomas, a iniciativa de sus respectivos gobiernos que presentarán a la Asamblea Nacional el Proyecto de Ley de regionalización y a la Corte Constitucional el Estatuto de Autonomía.

° Estos instrumentos jurídicos deberán ser aprobados también por la mayoría absoluta de los electores de cada provincia, convocados a Consulta popular en cada una de las provincias involucradas; y, posteriormente, en un lapso que no vaya más allá de 45 días, en elecciones generales, se designarán a las autoridades regionales.


Distribución
Capitales de las zonas

Zona 1: IBARRA
Zona 2: TENA
Zona 3: AMBATO
Zona 4: MONTECRISTI
Zona 5: MILAGRO
Zona 6: CUENCA
Zona 7: LOJA


Frases

“Lo que hay es la intención del Gobierno de tener el manejo de los organismos seccionales”. Rafael Erazo Reascos, viceprefecto provincial de Esmeraldas.

“La creación de la regionalización estaría demás, nosotros podemos trabajar en temas que tengamos en común”. Blanca Guamangate, viceprefecta de la provincia de Cotopaxi.


No hay respaldo

Región 1 (Esmeraldas, Carchi, Imbabura, Sucumbíos)


La regionalización no es compartida por las autoridades del Consejo Provincial de Esmeraldas, porque consideran que es una imposición de la Secretaría Nacional de Planificación y Desarrollo.

De acuerdo con la prefecta Lucía Sosa Robinzón, plantea la realización de reuniones y debates donde los gobiernos seccionales hagan las propuestas.

“La resistencia está en que en lugar de descentralizar, con la regionalización se va a centralizar las actividades y habrá una alta concentración de poderes”, dice.

La Cámara Provincial integrada por la Prefecta, los alcaldes y las juntas parroquiales se ha reunido sólo una vez y no han logrado discutir los temas, pero desde el Gobierno Provincial de Esmeraldas existe rechazo por no estar de acuerdo con el modelo propuesto por la Senplades.

Para el catedrático Miguel Alarcón Ibarra, Esmeraldas tiene las condiciones para ser la capital de la Región, porque cuenta con un puerto pesquero artesanal, puerto petrolero, puerto comercial y la Refinería Estatal.
Además, se deben analizar los aspectos económicos, políticos, educativos que beneficien a las provincias que integran la región en el plano administrativo.

Ventajas
Para el empresario ibarreño Manolo Gómez el hecho de dividir al país en regiones tiene ventajas. Él piensa que será más fácil comercializar sus textiles y los materiales con que los fabrica. “Todos los papeleos ya no deberán hacerse únicamente en Quito”, dijo.

Germán Flores, director en Imbabura del Ministerio de Inclusión Económica y Social, ve en la regionalización una oportunidad de generar diversos polos de desarrollo. En el caso de Imbabura está Atuntaqui con los textiles. Ibarra podría convertirse en un centro de negocios y convenciones. Otavalo es un centro turístico y con la regionalización se impulsaría más. Urcuquí es una zona turística por las aguas termales. Pero también le apuntaría a la energía geotérmica. Pimampiro ganaría con la producción agrícola.

Carchi, en cambio, es la provincia agrícola de la región. Leche, papas y ganado para abastecer a las cuatro provincias. Está Sucumbíos que tiene extensiones grandes de selva, ríos y manglares. Tiene petróleo que generaría dinero con los hidrocarburos. Imbabura que se pone en el medio con turismo, infraestructura hotelera y servicios de calidad y Esmeraldas con el puerto de San Lorenzo y las playas.


Entidades de Estado
Las posibilidades

° En Imbabura funciona la Secretaría Nacional de Planificación hace dos meses de forma oficial.

° Eso no quiere decir todas las entidades estarían en Imbabura. Tanto Esmeraldas, Carchi y Sucumbíos tienen ejes en donde podrían funcionar varias subsecretarías de Estado.



Priorizan proyectos
Región 4 (Manabí, Santo Domingo)


Prefectos, alcaldes y representantes de juntas parroquiales de las provincias de Manabí y Santo Domingo de los Tsáchilas, firmaron un Acta de Validación de Proyectos Regionales, que incluyen producción, ambiente, movilidad, seguridad y cultura.

La subsecretaria de la Regional 4, Katiuska Miranda, señaló que uno de los objetivos del evento es informar a los prefectos y alcaldes sobre la importancia de invertir recursos financieros sobre proyectos integrales y completos, mas no con perfiles de proyectos.

La Subsecretaria sostuvo que al trabajar con perfiles de proyectos, las obras se desfinancian y quedan paralizadas, generando ineficiencia institucional y malestar en la sociedad, por lo que con este evento se logró conocer las propuestas en las que hay invertir con niveles de prioridad.

Pese a ello, en Santo Doming de los Tsáchilas hay malestar por la unificación con Manabí.

William López, abogado de la ciudad, consideró que la ubicación geográfica es el principal elemento que tendría la provincia Tsáchila como desventaja.

A esto se suman la creación de la mayor parte de subsecretarías en Portoviejo y Montecristi y la inestabilidad interna que vive Santo Domingo. “Primero se deben solucionar los inconvenientes entre autoridades”, expresó López.

De igual forma, Braulio Pacheco, maestro de la ciudad, señaló que el Gobierno Nacional debería consultar a la ciudadanía si desea unirse a Manabí. “Deben preguntar con quiénes deseamos estar”, añadió Pacheco.

Acceder de forma directa a los funciones del Estado y establecer contacto con los diversos Ministerios serían las ventajas de formar parte de una de las regiones con Pichincha, así lo comentó Susana Vélez, ciudadana del cantón.


Acuerdos
Región 4

° Gestión mancomunada de recursos hídricos.

° Mejoramiento de la infraestructura de riego.

° Regularización de tierras.

° Planes de manejo y gestión de áreas protegidas.

° Eje vial Portoviejo – Quevedo.

° Eje vial Santo Domingo – Babahoyo – Guayaquil.

° Centro de acopio y comercialización, área de influencia del valle del Río Portoviejo.

° Mercado mayorista y centro de acopio Agroindustrial Santo Domingo.

° Fortalecimiento de la red de puertos artesanales.

° Centro universitario local de Santo Domingo.



Etapa de socialización

Región 3 (Pastaza, Cotopaxi, Tungurahua, Chimborazo)

En las cuatro provincias de la Región 3, en los últimos meses se organizaron al menos cuatro reuniones en las que autoridades de cada una de las provincias han tenido la oportunidad de saber los alcances del proyecto.

Marco Romero, subsecretario de la Regional 3 de la Senplades, dijo que el nombramiento de representantes todavía será a largo plazo. Todo dependerá de la posición y consensos de los prefectos provinciales.

Para Romero, las cuatro provincias tienen debilidades y fortalezas, hay cosas que las unen como por ejemplo la actividad comercial, turismo, artesanía, agricultura, recursos naturales, centros educativos, ganadería y carreteras en buenas condiciones.

Dudas en Cotopaxi
Marcelo Barriga, subsecretario de comunicación de la Senplades, explica que con esta división los territorios compartirán sus potencialidades y beneficios de manera que las provincias con mayor desarrollo impulsen a las vecinas.

Ello no significa, dice, que las provincias que formen una región pierdan contacto con el resto del país; al contrario, el proceso fomentará la unidad y no la división. Las provincias, cantones y parroquias actuales, y sus autoridades, no perderán su condición ni desaparecerán al formar parte de una región.

Lo contrario piensa Blanca Guamangate, viceprefecta de la provincia, pues considera que con el gobierno central, provincial, municipal y parroquial, es suficiente si se quiere trabajar por un objetivo en común, el desarrollo de las provincias.

Guamangate expresó que no tiene conocimiento de lo que se ha tomado en cuenta para formar las regiones, o designar capitales, sin embargo será la ciudadanía quien decida de forma libre y voluntaria si le conviene o no la regionalización.

 

Otras noticias de Pais

Visítanos también en:
Visita La Hora en FaceBook
Visita La Hora en Twitter

Galería de Fotos

Se encienden las luces en el Panecillo

1 de 3 Fotos | 
1 de 2 Galerías

REVISTAS