La Hora :: Ecuador :: Noticias Nacionales e Internacionales

Jueves, 23 de Octubre de 2014

Ediciones Anteriores

Ingrese Aqui

Regionales:

Noticias SANTO DOMINGO

Envenenan peces con barbasco

Jueves, 22 de Noviembre de 2007

La contaminación de los ríos y el uso de tóxicos están acabando con la actividad piscícola de Santo Domingo.

Por Heriberto Canelos
Especial para La Hora

Parece que la era de los peces puede terminar muy pronto en los ríos y esteros de la zona de Santo Domingo, todo porque los campesinos siguen empleando un sistema ancestral de pesca, la captura con barbasco, sustancia tóxica obtenida de vegetales, que provoca gran mortandad en la población piscícola.

Las denuncias son frecuentes en los diversos recintos, personas abusivas utilizan barbasco y otros la dinamitan; como resultado se atenta contra la biodiversidad, se reduce considerablemente la población piscícola, sin que haya algún plan de renovación de peces, tampoco captación a los campesinos sobre los efectos destructivos de estos elementos en su propio hábitat.

Desde la época de la colonización los ríos cristalinos de la zona de Santo Domingo producían enorme variedad, que servían de alimento sano a los colonos, hasta que algunos introdujeron el sistema de barbasco para capturar más fácil, sin que nadie haya medido los efectos de esta práctica. Solo se observa que “casi ya no hay peces”, al decir de campesinos.

Sustancia nociva

El barbasco es una sustancia tóxica parecida al látex que sale del caucho, se lo obtiene de las hojas y troncos de ciertos árboles y arbustos ya conocidos por quienes ejercen la actividad.

El líquido lechoso lo sumergen en el estero o río pequeño, el cual empieza a circular con la corriente del agua, al poco tiempo se observa el efecto venenoso; flotan en cantidades los peces muertos, que son capturados sólo en la cantidad deseada. El resto se pierde con la corriente, sin saber cuánta población muere en esa práctica antigua e inadecuada para la época.

La acción del barbasco es de veneno mortal para los peces, según afirman los campesinos, no se conoce de algún efecto mortífero contra las personas, cuando estos se consumen, porque tienen “cuidado en lavarlos bien, antes de freírlos”.

Pocos peces

En estas condiciones es notoria la reducción de la población de peces en las cuencas hídricas de Santo Domingo. No hubo nunca algún estudio que especifique las especies existentes.

Antiguos residentes informan de abundancia en otras épocas, sin concretar nombres de algunos peces; añaden que aparte de la pesca con barbasco y dinamita, la destrucción también se acelera con las aguas altamente contaminadas de los ríos, que reciben agua servidas y descargas industriales, que amenazan seriamente la vida piscícola y de otra índole en las antiguas aguas cristalinas de los ríos de Santo Domingo, debido al deterioro por parte de la alta contaminación, sin conocer qué hacen las respectivas autoridades ambientales en este caso.

Requerimientos
De cambio

- Capacitar a la población en los cambios de sistemas de pesca.
-
- Uso óptimo de los ríos en defensa de su biodiversidad.
-
- Investigar y alertar sobre las consecuencias del consumo de peces muertos con barbasco, que es tóxico.

 

Visítanos también en:
Visita La Hora en FaceBook
Visita La Hora en Twitter

REVISTAS