La Hora :: Ecuador :: Noticias Nacionales e Internacionales

Martes, 2 de Septiembre de 2014

Ediciones Anteriores

Ingrese Aqui

Regionales:

Noticias SANTO DOMINGO

Tres muertos en el ‘Harem del Primo’

Viernes, 10 de Agosto de 2007

Al ritmo de ‘nací parrandero, bohemio y galán, mi vida es alegre yo soy bien bacán…’, viejo estribillo de música de rockola, unas 150 personas disfrutaban de cerveza helada mientras deleitaban la vista en las bellas mujeres que trabajaban ayer en el prostíbulo ‘Harem del Primo’. De pronto, una ráfaga de plomo interrumpió la ‘fiesta’; el resultado: tres personas muertas.

Los muertos son Daniel Felician Angulo Romero, de 28 años de edad, conocido en el bajo mundo como ‘El Negro Angulo’, según la Policía; Frank Henry Chaberta Loor, de 32 años; y Elvis Vivar Campas Estupiñán, de 22 años.

Los muertos quedaron desperdigados por el suelo, formando un triángulo y separados entre ellos por unos cuatro metros de distancia.

Angulo fue al que con más saña asesinaron; le contabilizaron hasta 18 tiros en diferentes partes del cuerpo; Chaberta tenía visibles dos balazos, uno en plena cabeza, sobre el occipital, y uno más en los glúteos; el otro compañero de infortunio de los anteriores recibió también dos tiros en la cabeza.

Quienes dispararon sabían lo que hacían; eran ‘tiro fijo’. Se presume que, como estaba lleno el salón, para no matar a más gente, cada uno de los criminales escogió su blanco y disparó a matar sin dar oportunidad de defensa alguna a las víctimas. Se conoció primero que sí hubo un herido en una pierna, pero no se confirmó la versión.

El asesinato

Nadie tiene una versión clara de los hechos, pues todos estaban entretenidos en diálogos, en servir la cerveza, en mirar las semidesnudas mujeres. Lo cierto es que cuando inició la fiesta de plomo y bala, todo mundo se levantó de sus asientos como impulsados por resortes, al piso se lanzaron unos pocos, otros se volvieron como locos y corrieron a meterse en los cuartos de las mujeres, uno al bar y bodega, pero todos querían huir de los plomos.

Fue cuestión de segundos que los pistoleros descargaron sus alimentadoras, en especial aquel que disparó contra Angulo; aún antes de que acaben su ‘faena’, en el salón no quedó nadie más que los mismos pistoleros y los cuerpos ya sin vida que empezaba a desangrarse.
Alguien vio que fueron tres los tipos que dispararon, y huyeron luego en una camioneta de color negro, aunque en un inicio se dijo que era blanca, nueva, sin placas, en la cual los esperaba otro sujeto al volante.

Nadie se atrevió a dar las características de quienes dispararon; los cuerpos, vasos y botellas quebrados, así como una que otra mosca posada en los cuerpos inertes, quedaban como mudos testigos de la violencia que allí se vivió por escasos 30 segundos.

En la 17
Un peligro

Información a la que tuvo acceso La Hora, da cuenta que Angulo y los otros muertos lideraban una banda que vende droga en la cooperativa 17 de Diciembre, denominada Los Kenwood.

A ellos se les atribuye el asesinato a balazos de Rony Vega, ocurrido hace unos cuatro meses en la misma cooperativa, y de otro muchacho hace un año en la Liberación Popular.

El 5 de febrero, en ese mismo prostíbulo, en un confuso incidente murió Heriberto Hermógenes Muentes Tumbaco.

 

Visítanos también en:
Visita La Hora en FaceBook
Visita La Hora en Twitter

REVISTAS