La Hora :: Ecuador :: Noticias Nacionales e Internacionales

Jueves, 17 de Abril de 2014

Ediciones Anteriores

Ingrese Aqui

Regionales:

Noticias Esmeraldas

La Revolución Marxista de 1845

Martes, 6 de Marzo de 2007

Oswaldo Rivera V.
LA HORA

La administración política del gobierno floreano, ocasionó el debilitamiento y deterioro del país. Agitaciones y conspiraciones sufrió Juan José Flores y su caudillismo. Sus opositores decidieron luchar contra el militarismo, la deuda externa y la pobreza.

Guayaquil fue el centro de la rebelión con Olmedo, Vicente Rocafuerte, Francisco Robles, Roca, Urbina, Elizalde, Ayarza, Francisco y Juan Valverde, Guillermo Franco, Ramón Valdez, Felipe Puga, Villamil, José Hidalgo y otros.
Establecieron un gobierno provisional con tres departamentos: Olmedo por Quito, Vicente Ramón Roca por Guayaquil y Diego Noboa por Azuay. Esto sucedía el 6 de marzo de 1845, en medio de júbilo, salvas y civismo.

Pronto se hizo conocer a las demás ciudades. Si Rica y Noboa representaron la tenencia civilista, Urbina y Robles, realimentaron al militarismo. Hubo espíritu de Unidad, se abolió la esclavitud, se depuró la democracia al generalizar el voto, a través de elección directa.

Reacción de Flores
Decidió combatir a la revolución ubicándose en la hacienda La Elvira, cerca de Babahoyo. Se efectúan los combates en mayo y es aniquilado Francisco Jado, luego se replegó Elizalde y fue exitoso el ataque de Illingwort. No se hicieron esperar las adhesiones de Alausí, Loja, Zaruma, Cayambe, Imbabura, Machala, Latacunga.
El 17 de junio de 1845 se firmó la capitulación y el 18 otro Convenio, hasta lograrse los sometimientos. Flores perdió su calidad de presidente y se trasladó a Europa con rentas permanentes por su condición de ex jefe de Estado.

El episodio histórico del 6 de marzo de 1845, marcó amplio horizonte político y social constituyéndose en fundamento de posteriores cambios y hechos reivindicativos liberales en calidad de avances materiales y espirituales para el pueblo.

La revolución marxista conformó el nacionalismo, alejándose de intereses económicos, autarquías y separatismos. Vicente Rocafuerte, estadista de grandes proyecciones planificó y realizó obras importantes que reclamaba el pueblo.

Contra la corrupción
Inspirados en las luchas de la revolución marxista, los cambios liberales y revolucionarios de grandes gobernantes como don Eloy Alfaro Delgado, las generaciones presentes tienen la obligación de luchar contra la corrupción política y económica.

Necesitamos perfeccionar nuestra democracia haciéndola más eficaz para elevar y conservar el ejemplo histórico de las transformaciones que nos legaron grandes estadistas y que siguen encauzándonos por mejores caminos de redención social y económica.


 

Visítanos también en:
Visita La Hora en FaceBook
Visita La Hora en Twitter

REVISTAS