La Hora :: Ecuador :: Noticias Nacionales e Internacionales

Sábado, 25 de Octubre de 2014

Ediciones Anteriores

Ingrese Aqui

Regionales:

Justicia

Militar llamado a juicio por delito de odio

Martes, 19 de Noviembre de 2013

PROCESO. Varias audiencias se han dado en este caso.

El juez sexto de Garantías Penales de Pichincha, Franz Valverde, llamó a juicio al teniente de infantería Fernando Encalada, a quien se le acusa de ser autor del presunto delito de odio racial, que es tipificado en el artículo 212 numeral 2 del Código Penal, en el que se establece una pena de prisión de 6 meses a 3 años.


En este proceso penal se investiga el presunto delito de odio racial por los tratos degradantes y discriminatorios de que habría sido objeto el entonces cadete de la Escuela Superior Militar Eloy Alfaro Michael Arce, de ascendencia afroecuatoriana.


Respecto del capitán Juan Carlos Arias Casco (comandante de pelotón), a quien la fiscal de la causa, Gina Gómez de la Torre, se abstuvo de acusar, por falta de pruebas, el Juez elevó en consulta al fiscal de Pichincha, Miguel Jurado, para que confirme o rectifique este pronunciamiento abstentivo.

 


Argumentos

La Fiscal fundamentó su acusación señalando que el cadete Michael Arce recibió un trato especialmente discriminatorio, degradante y prejuiciado que no fue recibido por el resto de cadetes en su instrucción.


Según la Fiscalía, por ejemplo, se le sometió a ejercicios físicos excesivos, en muchas ocasiones no se le permitía comer o le impedían que lo hiciera dentro del comedor conjuntamente con sus compañeros, le ordenaban realizar turnos de guardia en una semana seguida, sin relevo y sin descanso, y también fue calificado de inútil, sucio, “negro vago”, inservible.


También, siempre de acuerdo con la versión de la Fiscalía, permanecía más tiempo que el resto de cadetes en la piscina de agua fría, lo que le causaba hipotermia, en horas de la madrugada se le ordenaba ducharse en agua fría y le aplicaban gas picante, era obligado a boxear hasta 10 peleas con tres compañeros al mismo tiempo, lo que le ocasionó una fractura de su nariz y un esguince en el brazo derecho impidiéndole salir al Policlínico.


Pero, lo que más le llamó la atención a la fiscal Gina Gómez fue el hecho de que se le haya obligado a boxear con cadetes mujeres y que esta práctica sea habitual en el proceso de formación de un militar, por lo que adelantó que el tema tendrá que ser investigado a todo nivel, para determinar quién o quiénes dan estas instrucciones. (LC)

 

Los alegatos de la defensa

Para Julio César Ochoa, abogado del teniente Fernando Encalada, en la intervención de la fiscal Gina Gómez “se denota un gran prejuicio en contra de lo que es la institución armada y no ha podido establecer con claridad la autoría del delito que persigue en contra de su cliente”.


Según este abogado, la Fiscal se basa en un informe ilegal de la Defensoría del Pueblo, que no es la llamada a realizar investigaciones de carácter penal y en las que además no se respetaron las normas del debido proceso.
 


2
procesados había en el caso.

10
peleas seguidas con tres contendores le habrían obligado a tener a este militar.

 

Otras noticias de Justicia

Visítanos también en:
Visita La Hora en FaceBook
Visita La Hora en Twitter

REVISTAS