La Hora :: Ecuador :: Noticias Nacionales e Internacionales

Miércoles, 23 de Julio de 2014

Ediciones Anteriores

Ingrese Aqui

Regionales:

Reporte

Factores que influyen en la felicidad de un trabajador

Miércoles, 30 de Octubre de 2013

 

 

 

 

'Todo se reduce a cosas muy simples. Si no logramos comprometer las mentes y corazones de los colaboradores, el resto podría ser una causa perdida”.


Tania Moscoso,
Experta en talento humano de Deloitte.

 

 

 

 

En el país se estima que la Población Económicamente Activa (PEA) es de 4.706.698 personas. De este total, se estima que la mitad tiene un empleo que cumple con todos los requisitos de ley. La otra mitad no tiene todos sus derechos garantizados o se debate entre el subempleo y el desempleo empleo.


Según las estadísticas que el INEC publicó el 16 de octubre, el subempleo en el área urbana llegó a 42,69%, mientras que la ocupación plena se ubicó en 50,53%. Más allá de las estadísticas, esto revela que cerca de la mitad de la PEA gana un salario que no le permite cubrir todas sus necesidades o que las empresas en las que trabaja no pagan el Seguro Social u otras prestaciones que exige la ley (el 64.18% de la PEA está afiliada al Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social). Estas personas saben que tener empleo no necesariamente significa que están felices con lo que hacen y por eso buscan otro trabajo para cambiar esa realidad. “El mayor problema es el ambiente de la empresa, todo es demasiado estructurado y competitivo. Todos los días me quedo horas extras, las cuales no siempre son pagadas”, cuenta Mauricio V., jurista que trabaja en una firma de abogados. Este profesional reconoce que “tendría que pasar años en la empresa antes de poder ascender”.


Los que tienen un sueldo acorde al trabajo que realizan tienen todos sus derechos garantizados y además obtienen beneficios extras (pagos de horas extra, incentivos, seguros privados), en cambio, se sienten más satisfechos y no sienten la necesidad de buscar otro empleo. Uno de ellos es Felipe Jaramillo, corredor de bienes raíces. “Me gusta tener control sobre lo que hago, yo mismo programo mis citas, manejo a los clientes, decido mi horario de salida”. Él considera “interesante que tu salario dependa de tus resultados, te impulsa a esforzarte más, te da una razón para ir a la oficina cada día”.

 

Poco compromiso

 

Estudios realizados a escala nacional y mundial muestran que la mayoría de trabajadores se identifican más con situaciones como la que vive Mauricio V.


Un reciente estudio de TNS Employee Insights, en el que se entrevistaron a millones de empleados en 21 países muestra que hasta 67% de los trabajadores no se “siente comprometido con la empresa donde trabaja”.

 

Felicidad y productividad

 

Tania Moscoso, experta en talento humano de la empresa Deloitte, asegura que los trabajadores felices suelen ser más productivos y explica que todas las organizaciones tienen, ya sea de manera formal o informal, una política para retener a sus colaboradores. Agrega que cuando se quiere hacer esto de forma técnica se deben tomar en cuenta los salarios, las oportunidades de desarrollo, el crecimiento profesional y las prestaciones no monetarias.


La experta aclara que “sólo aquellas compañías que se ganan los corazones y las mentes de su talento humano, son capaces de obtener empleados motivados y comprometidos”.

 

Ambiente saludable

 

Para la experta en salud ocupacional, Ana Noboa, las empresas ni siquiera tienen que invertir dinero en sicólogos, pruebas especializadas o herramientas sofisticadas para conocer el grado e satisfacción de sus trabajadores.


Los dispositivos utilizados para conocer varios indicadores de salud pueden también calcular cuán felices son. Acota que los factores emocionales influyen en gran medida en el desempeño laboral y permiten predecir el nivel de éxito que una persona tendrá en un determinado puesto.


Según Noboa, uno de los mayores responsables del deterioro de la salud física y emocional es el estrés. Razón por la cual los empleadores deben controlar los niveles de presión sobre sus trabajadores, evitando activar los ‘disparadores’ de la ansiedad.


Uno de ellos, por ejemplo, es el horario de trabajo. El que la mayoría de los empleados tengan que llegar a la misma hora hace que el viaje al lugar de trabajo sea estresante.


El desafío, según los expertas consultadas, es generar opciones de alto impacto y bajo costo para la organización, por ejemplo: día flexible, horario de pico y placa, horario de verano…


Así que una manera fácil de bajar el nivel de estrés podría ser acoplar las horas de trabajo a la necesidad del trabajador. Así se evitaría que factores externos, como la congestión vehicular, afecten el desempeño laboral.


María José Jaramillo, gerente de recursos humanos, concuerda con que estas y otras medidas y políticas pueden ser implementadas en los lugares de trabajo, pero agrega que las empresas y los trabajadores deben tener objetivos claros y sentir que lo que hacen realmente importa.

 

 


Problemas de comunicación

 

° Para Cristina Jaramillo, sicóloga industrial, “en los lugares de trabajo no se sabe si los empleados están felices o no, por lo que es difícil tomar medidas para remediar algo que se desconoce”. Considera que este problema de comunicación se da a pesar de los avances tecnológicos. “La era de Internet supone que debería haber mayor comunicación entre los empleados y los jefes de las empresas”, pero esto no ocurre, dice la estudiosa, quien considera que herramientas como el Internet podrían ayudar a que los trabajadores tengan más tiempo con sus familias. “Por ejemplo, en EE. UU. hay un gran porcentaje que trabaja desde casa, bajo la modalidad de teletrabajo”.

 

 

Felicidad. Si sus empleados no lucen así de felices, debería preguntarse por qué y hacer algo al respecto.