La Hora :: Ecuador :: Noticias Nacionales e Internacionales

Miércoles, 17 de Septiembre de 2014

Ediciones Anteriores

Ingrese Aqui

Regionales:

Pais

¿Cómo afrontar la jubilación?

Domingo, 21 de Abril de 2013

CAMINATA. La actividad física mantiene a los jubilados con buena salud.

Cuando el afiliado presenta una enfermedad, tanto física como mental, y está incapacitado para continuar trabajando y percibiendo al menos un salario equivalente a la mitad de la remuneración que tenía cuando estaba sano en condiciones laborales similares, se puede acoger a la jubilación por invalidez.


Para esto, debe cumplir un mínimo de 60 meses de aportación, de las cuales seis consecutivos deben corresponder a los últimos previos a su incapacidad. Además, se debe reunir toda la documentación requerida. En el caso de invalidez inicial deberá presentar la solicitud, junto con dos copias de la cédula firmadas, una copia del carné de afiliación, una copia del certificado de votación y la partida de nacimiento original.

Cuando es por invalide definitiva, hay que entregar la solicitud correspondiente, la copia de la cuenta bancaria activa y un informe de Fondos de Terceros que indique no tiene deudas en mora por préstamos en la institución.


El trámite se debe realizar en la oficina matriz en Quito o en las direcciones provinciales e, igualmente, es gratuito. 

 

 

TRABAJO. Después de décadas de labores con aportaciones al Seguro, las personas tienen derecho a jubilarse.

La jubilación, para las personas que cumplieron con la edad requerida y la cantidad de aportaciones (ver recuadros), puede tornarse traumática y generar depresión o convertirse en una oportunidad para disfrutar de la pensión jubilar y aprovechar el tiempo realizando actividades postergadas por las tareas propias de la vida profesional o laboral.


Acogerse a este derecho está consagrado en la Constitución, que en el artículo 37 numeral tres señala: “El Estado garantizará a las personas adultas mayores el derecho a la jubilación universal”.


Sin embargo, si no se conoce qué y cómo hacer para obtener la jubilación se puede perder algunos beneficios, demorar más en los trámites y tener una gran cantidad de ‘tiempo muerto’ que deriva en sedentarismo y problemas de salud.


Lo ideal, según Alberto Paz, coordinador del Programa 60 y Piquito del Municipio de Quito, es que las personas que se van a jubilar planifiquen con anticipación, para que conozcan qué van a hacer con su vida y su dinero. Además, que se preparen para los cambios emocionales que experimentarán, donde la familia tendrá un papel preponderante.



Reacciones emocionales


Guadalupe Villagómez se jubiló después de 33 años de ser maestra y directora de la misma escuela en Mira, Carchi. “Sufrí lo indecible”, cuenta de su cambio cuando dejó “el magisterio y la pluma por la cuchara de palo”. Nunca había cocinado.


Durante una semana padeció de una tos muy fuerte, sumada a altas temperaturas, que ningún medicamento eliminaba y que le provocó la pérdida de memoria de esos días. Ese momento decidió visitar Mira. Una mañana allí fue suficiente para que terminara la enfermedad.


Para la sicóloga Aydeé Arboleda todo depende de la actitud de quien se jubila. Hay personas que se alistan para su retiro y que desean descansar, pero también hay quienes “están muy inmersos en su trabajo, por lo que viene un choque”. Esto se agrava cuando es obligado.


Las reacciones de los jubilados dependen también de su personalidad, señaló Arboleda, debido a que algunos entran en depresión, mientras otros experimentan una especie de liberación. A esto se suma su situación familiar, es decir, si tienen apoyo o no de sus hijos.


Los factores emocionales inciden directamente en cómo pasará su tiempo una vez se jubile, según la experta, ya que si lo destina a estar en casa sin mayor actividad, envejecerá más rápido.


Por lo tanto, “es importante que se sientan queridos, se les escuche y preste atención” porque son “enojones y viven una segunda niñez y necesitan cariño”. Igualmente, es importante incentivarles a que “se sientan activos y útiles”.



Cambio de actividades


“Tengo que salir con mi esposa, ser los muchachos de antes porque encerrarse es como estar encarcelados”, dice Luis Castro (64), a quien le falta un año para la jubilación. Él ya está pensando en los viajes que quiere hacer, una vez que reciba el dinero de la pensión. Él piensa en salir a divertirse y en disfrutar, después de décadas de trabajo.


Para Paz es fundamental que las personas que se jubilan realicen otro tipo de actividades una vez que dejaron su trabajo y que establezcan una vinculación social con grupos de su edad.


El problema es que las personas “no se prepararon para la jubilación porque no existe un programa de prejubilación que les permita conocer lo que se les avecina y cómo ocupar su tiempo”, indicó. En el ‘pare’ de las actividades empieza una etapa de desocupación y sedentarismo que, según el experto, se debe romper.


A raíz de esto, “baja su rol social y su jerarquía, inclusive en la familia”, por ser considerados no útiles. Pero, también se dificultan los problemas de salud y comienzan a tener un cuadro de depresión.


Opciones


Para romper con el sedentarismo hay múltiples posibilidades: hacer ejercicio, bailoterapia, manualidades, cursos de cocina, computación, viajar, visitar a amigos, pasar tiempo con los nietos, hacer teatro, dedicarse a la literatura, aprender a tocar un instrumento…Todo depende de lo que le guste a la persona.


“Tenemos que salir de la monotonía y la tristeza. No quedarnos en la casa porque no se nos acaba la vida”, cuenta Piedad Padilla (67), quien se jubiló hace un año dos meses y que todos los días asiste a algún taller en el Centro de la Experiencia del Adulto Mayor (CEAM) en la capital. “Yo quiero morir siquiera conociendo Quito y Ecuador”, añade.


Uno de los principales beneficios de las personas que se retiran y se mantienen activos es que “la depresión y los problemas de salud dan un giro notable y mejoran”, además de que “les ayuda en su relación, vinculación, diálogo y comunicación con otras personas”, indicó Paz.


Igualmente, “se ponen objetivos, cambian de ánimo, existe un cambio de su rol social, se ocupan en actividades sanas y ocupan su ‘tiempo muerto’”.

 

El Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS), a través del Programa del Adulto Mayor, ofrece talleres de terapia ocupacional, recreativas y de integración. En cada provincia del país existe un centro donde los jubilados pueden acudir y escoger las actividades a realizar según su situación de salud.


Entre algunas alternativas están: gimnasia, caminatas, yoga, talleres de medicina alternativa (acupuntura, reflexología), cocina saludable, consultas sicológicas, conferencias gerontológicas, charlas sobre autoestima, turismo, voluntariado y más.



Inversiones y gastos


La forma en que se va a distribuir el dinero que recibe difiere si es un solo pago, es decir, si además de la pensión por jubilación reciben fondos de reserva o cesantía, o si se refiere a la cantidad mensual que va a recibir del IESS, explicó el experto económico Vicente Albornoz.


En el primer caso, las personas deben priorizar el pago de una deuda, destinarlo para una inversión o ahorrarlo. Así, puede comprar inmuebles, como un terreno o una casa, acciones en la bolsa de valores o destinarlo para emprender una microempresa.


En cambio, el valor fijo mensual depende de cada jubilado, que puede utilizar su dinero según sus preferencias. En este caso, se debe tomar en cuenta los montos necesarios para cubrir necesidades básicas, recreativas y, fundamentalmente, a solventar gastos relacionados a problemas de salud, en caso de que se requiera.


Padilla dice que “para qué se va a guardar el sueldo”, sino que mejor lo invierte en viajes o comparte con la familia cuando lo necesiten. “Ya hemos trabajado y educado a nuestros hijos, ahora debemos disfrutar”, señala. Ella recibe 500 dólares mensuales, por las aportaciones que hacía al IESS cuando trabajaba como enfermera. cambio de su rol social, se ocupan en actividades sanas y ocupan su ‘tiempo muerto’”.


El Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS), a través del Programa del Adulto Mayor, ofrece talleres de terapia ocupacional, recreativas y de integración. En cada provincia del país existe un centro donde los jubilados pueden acudir y escoger las actividades a realizar según su situación de salud.


Entre algunas alternativas están: gimnasia, caminatas, yoga, talleres de medicina alternativa (acupuntura, reflexología), cocina saludable, consultas sicológicas, conferencias gerontológicas, charlas sobre autoestima, turismo, voluntariado y más.



Inversiones y gastos


La forma en que se va a distribuir el dinero que recibe difiere si es un solo pago, es decir, si además de la pensión por jubilación reciben fondos de reserva o cesantía, o si se refiere a la cantidad mensual que va a recibir del IESS, explicó el experto económico Vicente Albornoz.


En el primer caso, las personas deben priorizar el pago de una deuda, destinarlo para una inversión o ahorrarlo. Así, puede comprar inmuebles, como un terreno o una casa, acciones en la bolsa de valores o destinarlo para emprender una microempresa.


En cambio, el valor fijo mensual depende de cada jubilado, que puede utilizar su dinero según sus preferencias. En este caso, se debe tomar en cuenta los montos necesarios para cubrir necesidades básicas, recreativas y, fundamentalmente, a solventar gastos relacionados a problemas de salud, en caso de que se requiera.


Padilla dice que “para qué se va a guardar el sueldo”, sino que mejor lo invierte en viajes o comparte con la familia cuando lo necesiten. “Ya hemos trabajado y educado a nuestros hijos, ahora debemos disfrutar”, señala. Ella recibe 500 dólares mensuales, por las aportaciones que hacía al IESS cuando trabajaba como enfermera. 

 

 

CIFRAS


159 dólares es la pensión mínima con hasta 10 años de aportaciones.


1.749 dólares es la pensión máxima con 40 años o más de aportaciones. 

 


Edad para jubilarse

Según el número de impoasiciones

 

Sin límite de edad: 480 imposiciones mensuales o más (40 años).

 

60 años: 360 imposiciones mensuales o más (30 años).

 

65 años: 180 imposiciones mensuales o más (15 años).

 

70 años: 120 imposiciones mensuales o más (10 años). 

Jubilación por vejez

Todas las personas que deseen optar por la jubilación, primero deben conocer los requisitos (ver adjunto). Para obtener esta información puede acudir a una Unidad Provincial del Sistema de Pensiones o a una dirección provincial del IESS, aunque también puede revisar la página web (www.iess.gob.ec) con el número de cédula.


Una vez que cumpla esa etapa, debe presentar la documentación en las oficinas de la institución. “Ellos archivan nuestras formas de trabajo. Ahora es más fácil porque tienen todo en las computadoras”, contó Padilla, a quien el trámite le tomó seis meses.

 

El trámite debe ser realizado por el afiliado que cumpla con las condiciones y requisitos indicados o su apoderado que haya sigo legalizado con un notario. El documento que se tramita no tiene ningún costo y tampoco tiene caducidad.


De acuerdo con el portal web del IESS, la persona deberá acudir tres veces a la entidad: para entregar la documentación, para darle seguimiento al trámite y para recibir el acuerdo de concesión y la credencial de la prestación. En principio, todo el proceso debe tomar 30 días, a no ser que exista responsabilidad patronal.


Requisitos

Para la jubilación ordinaria de vejez


Solicitud de Jubilación definitiva, con certificación del cese por el último Patrono, que se obtiene por Internet o en las ventanillas de las unidades provinciales de pensiones.


Original de la partida de nacimiento.


Dos copias de la cédula firmadas.


Dos copias del certificado de votación para menores de 65 años firmadas.


Certificación de cuenta bancaria activa, a nombre del afiliado.


Certificado de no tener deudas con el IESS, conferido por el Departamento de Fondos de Terceros.

LABORES. Las manualidades permiten tener el tiempo ocupado.

Cálculo

La pensión mensual de jubilación por invalidez o vejez es igual al promedio de los últimos cinco años de mejores sueldos, según los que se aportó al Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS). Pero, para obtener el valor real que recibirá el beneficiario se realiza un cálculo promedial, de acuerdo a una tabla de coeficientes aprobada por la institución.


Adicionalmente a las 12 que reciben los pensionistas anualmente, en diciembre deben recibir una adicional que resulta de la suma de las pensiones mensuales dividida para el número de meses que se recibió.


Igualmente, se hacen acreedores a una décima cuarta pensión en septiembre de cada año, para quienes viven en la Sierra y Amazonía, en abril para la Costa y Galápagos. El monto es igual a un salario mínimo. 

 

EJERCICIO. Movimientos dirigidos evitan el sedentarismo y enfermedades.

Para saber
Seguros institucionales

 

Los afiliados que obtienen su jubilación por vejez están prohibidos, en el año posterior al cese, de reingresar a trabajar con el empleador que certificó su cesantía.



Los policías tienen su propio seguro de jubilación con el Instituto de Seguridad Social de la Policía Nacional (Isspol).



Los militares tienen el Instituto de Seguridad Social de las Fuerzas Armadas (Issfa). 

 

Otras noticias de Pais

Visítanos también en:
Visita La Hora en FaceBook
Visita La Hora en Twitter

Galería de Fotos

La moda de ponerle vida a las uñas

1 de 10 Fotos |  Fiel. Rodrigo Estévez aún conserva el viejo furgón en el que empezó a trabajar.
1 de 4 Galerías

REVISTAS