La Hora :: Ecuador :: Noticias Nacionales e Internacionales

Jueves, 27 de Noviembre de 2014

Ediciones Anteriores

Ingrese Aqui

Regionales:

Pais

Presidente Correa se negó a aceptar cualquier posibilidad de arreglo extrajudicial con asambleísta Jiménez

Viernes, 12 de Abril de 2013

SITUACIÓN. En momentos previos a la hora señalada, Correa esperaba tras un estrado.

La audiencia por el presunto delito de injurias que sigue el presidente, Rafael Correa, en contra del asambleísta Cléver Jiménez, Fernando Villavicencio y Carlos Figueroa se reinstaló la tarde de este viernes con defensores públicos, por la ausencia de los procesados.

 

Hasta el momento continúa la audiencia sin incidentes, con pruebas con la intervención del abogado demandante, Caupolicán Ochoa.

 

El abogado de los procesador, Julio César Sarango intentó a través de un escrito diferir una vez más la audiencia, pero la jueza Lucy Blacio no dio esa posibilidad y ordenó que se continúe con la diligencia.

 

Previamente el presidente Correa se negó a aceptar cualquier posibilidad de arreglo extrajudicial y dijo que este proceso debe continuar hasta el final para esclarecer las calumnias y mentiras.

 

Ayer, de sinvergüenzas y cobardes tildó el presidente, Rafael Correa, al asambleísta opositor Cléver Jiménez y a dos activistas, a quienes tiene planteada una querella penal por el presunto delito de injurias cuya adiencia final tenía que darse ayer, previo a la sentencia.


La diligencia estaba prevista para las 09:00, pero Fernando Villavicencio y Carlos Figueroa, dos de los tres demandados, no estuvieron presentes y, pese a que se les esperó 5 minutos más, no llegaron, por lo que la jueza Lucy Blacio declaró fallida la audiencia y ordenó que se multe a los ausentes con 4 salarios básicos (1.272 dólares), no sin antes advertirles que, de no acudir a la siguiente convocatoria, que al final fue fijada para hoy a las 15:00, serán representados por abogados de la Defensoría Pública.


La suspensión de la audiencia molestó sobremanera a Correa, quien hasta ese momento se había mantenido ajeno a todos los acontecimientos y concentrado en su computadora personal. “Los acusados no han venido porque sabían que iban a generar este incidente procesal para suspender la audiencia. La trampa de los cobardes, irresponsables y sinvergüenzas de siempre”, dijo el Mandatario, al tiempo de advertir a los demandados con que tendrán que probar que él simuló que estuvo secuestrado, “caso contrario tendrán que asumir su responsabilidad”.


“En este país se tienen que acabar los corruptos y sinvergüenzas que abusan de una inmunidad penal para despojar sus odios, decir mentiras, calumniar y difamar”, agregó Correa.

 

 


La contraparte

La respuesta no se hizo esperar. El asambleísta Jiménez se ratificó en que el culpable de los hechos del 30-S es el Presidente y aseguró que eso se puede evidenciar en el informe del Comando Conjunto de las FF.AA., en el que, según él, “claramente” se establece que quien dio la orden para el rescate fue el propio Correa, vía telefónica.


“No se ha podido probar mi denuncia porque simplemente no se dio paso al juicio y eso por decisión del fiscal general, Galo Chiriboga”, dijo Jiménez, al insistir en que la gente “debe entender eso antes de hacerse juicios de valor” sobre lo que denunció en torno a la responsabilidad de Correa en los hechos del 30-S.


No obstante, Jiménez aseveró que su denuncia no se quedará en el limbo, porque está dispuesto a llevarla a instancias internacionales, “y no para probar el secuestro del Mandatario, sino para establecer que se disparó en contra de un hospital y que producto de ello hay muertos y heridos”.


Este asambleísta también cuestionó la actuación de la jueza Blacio, quien calificó la demanda en su contra sin haber pedido primero la autorización a la Asamblea Nacional (levantamiento de la inmunidad).


De su parte, Carlos Figueroa, otro de los acusados, quien llegó con 20 minutos de retraso, comenzó por señalar “que es hasta inmoral que en horas de trabajo el Presidente se haga acompañar por funcionarios y otros servidores públicos, que deberían estar devengando su sueldo”.


Este galeno, quien jura que fue fundador de los movimientos sociales y de Pachakutik, se ratificó en sus acusaciones y dijo que durante el operativo de rescate al Presidente, desde el Hospital de la Policía, se puso en serio riesgo la seguridad de los pacientes, familiares, médicos y demás personas presentes en esa unidad hospitalaria.

 

 


La inmunidad parlamentaria


° Caupolicán Ochoa, abogado del presidente, Rafael Correa, sostiene que en el presente caso la inmunidad parlamentaria no protege al asambleísta Cléver Jiménez, porque la denuncia que hizo por los hechos del 30-S lo hizo a título de ciudadano y no como legislador.


“Es más, esta denuncia fue calificada como maliciosa y temeraria, y como tal deben responder ante la justicia”, argumentó.


Jiménez, en cambio, no dejó de criticar a la jueza Lucy Blacio, por haber aceptado la demanda sin el permiso de la Asamblea.
 


30
meses han pasado desde los hechos del 30-S.

3
acusados existen en el caso. 

 

La tarde de este viernes se reinstaló la audiencia en contra Jiménez y otros dos procesados.

Otras noticias de Pais

Visítanos también en:
Visita La Hora en FaceBook
Visita La Hora en Twitter

REVISTAS