La Hora :: Ecuador :: Noticias Nacionales e Internacionales

Lunes, 21 de Abril de 2014

Ediciones Anteriores

Ingrese Aqui

Regionales:

Noticias Imbabura

Enrique Males: 43 años de regreso

Jueves, 10 de Marzo de 2011

MAGIA. Escuchar a Enrique Males es transportarse a un mundo en donde el tiempo se detiene.

Hablar de Enrique Males es hablar un icono de la historia etnomusical de Ecuador. Es rememorar 43 años de trayectoria en las que la imaginación no tienen límites y lo real se hace real con tan solo escucharlo entonar cualquiera de las decenas de instrumentos que se convierten en sonidos dulces cuando llegan a las manos de Males.

Enrique Males, hoy con 68 años de edad sobre sus hombros, está más vivo que nunca y lo demostrará en una puesta en escena que se llama ‘Cantos y Danzas Ancestrales’, en donde junto con su otra mitad, Patricia Gutiérrez, llegarán a la memoria genética de los espectadores.
Se trata de música y danza, que se conjugan con videos, en donde el público interactúa con los artistas y se mete de lleno en la escena, tanto que sin darse cuenta termina llorando y agradecido con este país.

Enrique vuelve a demostrar que es único y lo hace de una manera tan sutil al desplazarse por el escenario, mientras toca alrededor de 60 instrumentos. “Es increíble, pero instrumento que llega a las manos de Enrique, es instrumento que lo entona”, dice Patricia. Ellos se conocieron en las tablas hace 16 años. Era justo el Día de la Raza, un 12 de octubre, cuando ella actuaba con el Ballet Andino Humanizarte y Enrique lo hacía por su cuenta. Cuando decidieron unirse como pareja, también lo hicieron en las artes y hace 16 años trabajan juntos con la idea de innovar a nivel estético y visual. “El resultado es evidente. Vivimos en un país rico en todo sentido, pero que pierde identidad. Nosotros queremos que la gente recupere esa identidad”, dice Patricia.

Mezcla de emociones

Son dos horas en donde la gente ríe, llora y siente emociones profundas de manera inexplicable. Les acaba de suceder en Guaranda, en donde los espectáculos de tecnocumbia están a la orden del día. Sin embargo, cuando vieron en escena a estos iconos de la música y la danza, los espectadores terminaron con una sensación de haberlo visto y sentido todo al mismo tiempo. “Ellos no se explican lo que sucede, pero nosotros sí. Llegamos a la memoria genética”, dice Enrique.

La filosofía del Ministerio de Cultura es llegar con este tipo de puestas en escena a sitios en donde no estaban acostumbrados a observarlas. Por eso se incluyen Guaranda, Zamora y Cotacachi dentro de la propuesta. Con eso Enrique Males regresa a su Imbabura del alma, a la tierra que lo vio dar sus primeros pasos en la música, aunque como dice un conocido adagio; “nadie es profeta en su tierra”. Eso se cumple con Males, quien logró en Quito que todas las puertas se le abran.

El autodidacta

Si hay que darle un calificativo a Males sería el de autodidacta, pues creó su propia escuela, jamás estudió música, pero en sus manos todo lo convierte en exquisitos sonidos. Hoy junto con Patricia, que es la productora de las obras que se montan, recorren el país con un trabajo profundo y honesto, con el que llegan a la espiritualidad y lograr establecer una especie de convivencia entre el público y los artistas.

Ha sido largo el transitar de Enrique Males por la música y el canto, territorios en los que nunca se ha cansado de caminar; en una sociedad colonizada que se conforma con ser el reflejo de las imágenes que proyectan los espejos del poder y de ser el eco de las voces que vienen desde los centros imperiales.

Enrique con su guitarra y voz, que tiene la fuerza de la ternura de los Apus de los volcanes Taitas, va tejiendo desde sus primeras claves de sol y luna, cantos y armonías con rostro propio, como otra forma de luchar por la descolonización de la vida. Esos 43 años de errante, se ponen nuevamente en escena.

EL DATO

El Teatro Municipal de Cotacachi se vestirá de espiritualidad este viernes 18 de marzo, a las 19:00.

Trayectoria
Enrique Males

Enrique lleva 43 años en la música, pero su inclinación por las artes ha sido completa. Pinta, esculpe y también escribe poemas.

Cuando tiene tiempo se dedica a la agricultura que es otra de las cosas que le trae paz. Hoy vive entre Pucahuaico y Quito. En la tierra de Monseñor Proaño tiene una propiedad que se llama La Casa del Viento, a donde regresa en las vacaciones escolares para impartir talleres a los niños de la comunidad y zonas aledañas.

Enrique Males es un hombre sencillo hecho a pulso. Dice que lo que más extraña de su Imbabura, ahora que vive en Quito, son los choclos. “Ninguno es como el de Imbabura, creo que tenemos el mejor choclo del mundo”, dice.

Trayectoria
Patricia Gutiérrez

Patricia es conocida en el mundo de la danza. Ella empezó cuando tenía 20 años a danzar (hoy tiene 49). Trabajaba para la Compañía Nacional de Danza, pero sus inicios fueron en el Ballet Ecuatoriano, también actuó con Humanizarte.

Pero Patricia tampoco se limita. Ella escribe los guiones de las obras, además diseña vestuario para teatro y pinta en los trajes. Ha hecho danza teatral, aunque asegura que en la danza se mezcla el teatro siempre.

 

Visítanos también en:
Visita La Hora en FaceBook
Visita La Hora en Twitter

REVISTAS