La Hora :: Ecuador :: Noticias Nacionales e Internacionales

Viernes, 31 de Octubre de 2014

Ediciones Anteriores

Ingrese Aqui

Regionales:

Pais

Fausto Gortaire, ‘La voz romántica del Ecuador’

Domingo, 15 de Agosto de 2004

La aviación y el canto son las dos pasiones de Fausto Gortaire Chiriboga. Pero de estas dos se queda con el canto. La canción lo lleva en las venas. Lo supo desde niño, cuando se deleitaba escuchando boleros.

Siendo muy joven, de 16 años, Fausto Gortaire comenzó a cantar como aficionado. "Un grupo de aficionados nos reuníamos en una casa ubicada en las calles Checa y Manuel Larrea, en el centro de Quito, de propiedad de Timoleón Jaramillo, padre de Héctor Jaramillo. Allí iban varios cantantes, entre ellos Raúl Izurieta, Julio Sandoval y el guitarrista José Vergara", dice.

Su afición por el canto y, de manera especial, la fama de buen cantante que se había ganado, muy pronto llegó a oídos de su padre, el coronel Federico Gortaire, quien prácticamente puso un grito en el cielo. "Me dijo que me iba a degenerar y me prohibió cantar". asegura.

Pero Fausto Gortaire se dio modos para seguir cantando. Su madre, Luz María Chiriboga, sí le apoyó en todo momento. Por eso estudió canto con un profesor alemán, quien le enseñó a modular la voz y muchas cosas más.

A la par que estudiaba para piloto comercial, Fausto se las arreglaba para seguir cantando. Y es que el bolero, ese género que atrae a todo el mundo, le tenía en un callejón sin salida.

"El bolero es la máxima expresión del sentimiento. En tres minutos que dura una canción se cuenta una historia de amor. Por eso el bolero nunca morirá, siempre estará allí", dice.

Gortaire manifiesta que en el año de 1948, en un programa para aficionados que realizó Radio Bolívar, resultó el ganador. "Había cinco jueces por audición".

Salto a la fama

Pese a que tenía un gran recorrido como cantante, su primera prueba de fuego fue cuando grabó en Colombia el pasillo "El alma en los labios". Todos quedaron impresionados, porque vieron que estaban ante una verdadera promesa. Se dio cuenta de que los nervios que tenía antes de la grabación, no fueron sino producto de su imaginación.

El éxito llegó y con ello la grabación de varios discos de larga duración. Gortaire dice que fue en Colombia donde le llamaron "La voz de oro del Ecuador. Allí me quiere mucha gente".

Conoció a una linda colombiana, con la que luego se casó. Pero el matrimonio no duró mucho y se divorció. Luego apareció por su vida Irma Cevallos, con quien lleva casado 40 años. Tiene tres hijos y siete nietos.

Julio Jaramillo fue su gran amigo. De él tiene varias anécdotas, como aquella cuando le molestó a una enamorada suya. Asegura que la fama de mujeriego del gran J.J. también le salpicó a él.

Codeó con los grandes

Los entendidos dicen que la voz de Fausto Gortaire es exquisita, pura, que se vuelve mejor conforme pasa el tiempo. En el extranjero fue y es muy apreciado. En su época de oro compartió el escenario con los grandes.

En Washington- Estados Unidos cantó en el programa "Candilejas". Allí compartió el escenario con Tony Benet, gran cantante de jazz, quien le dijo que tenía un estilo único y que le había fascinado la forma en que canta los boleros.

Con el gran Leo Marini hizo una gran amistad. "En una ocasión me dijo que era el mejor cantante melódico que ha conocido", asegura. También le tocó actuar con Los Panchos, Lucho Gatica, Pedro Vargas, es decir, con la crema y nata del pentagrama musical latinoamericano. Roberto Cantoral, compositor de la hermosa canción "Reloj", quedó fascinado cuando le escuchó cantar.

Prueba de fuego

Hace 15 años Fausto Gortaire tuvo una prueba de fuego, aunque él no lo considera así. Tuvo un infarto cardíaco y, según él, estuvo muerto durante cuatro minutos. "Cuando me desperté en el hospital le dije al doctor: carajo, por qué me hicieron volver si yo estaba bien allá, en un sitio donde hay mucha paz, pura energía positiva".

Amigo de escribir frases célebres, Gortaire dice que fue en esos momentos de prueba cuando escribió "Señor, que linda vida me diste, que no la supe aprovechar, dilapidé esa fortuna, sin poderla recobrar".

Pero Gortaire sigue con ese aire juvenil, no da la impresión de que tuvo un infarto y estuvo a punto de irse de este mundo. Mantiene su buen humor y es amigo de todo el mundo.

Manifiesta que cuando muera le gustaría que escriban en la lápida otra hermosa frase escrita por él, que dice: "Y me iré de este sueño hacia el insomnio de un campo real y eterno, embarcado en pentagramas musicales por el camino armónico del infinito".
Se ríe a más no poder mientras lee esta frase. Pero él ni de muerto se irá de nosotros, porque ya pasó a la inmortalidad, tal como lo hicieron los grandes, como Daniel Santos, Julio Jaramillo, Pedro Vargas, Los Panchos, entre otros. (HC)

Los cantantes actuales son producto de la tecnología

Pese a que no le gusta opinar de sus colegas los cantantes, Fausto Gortaire siente mucha pena por lo que está pasando. Asegura que se ha perdido la pasión, que los cantantes actuales no son sino producto de la tecnología, que sólo duran un tiempo corto, en donde son " sacados" el juego al máximo y luego olvidados.

Y es que antes aparte de tener buena voz, se necesitaba sentir la canción. Allí está la verdadera magia. El bolero es justamente eso, el contagio de la tristeza por un amor que vino, uno que se fue, etc.

Gortaire asegura que la tecnología hace prácticamente todo. Dice que ya no se necesita aprender a modular la voz, porque para eso está la tecnología. "En mi época aprendíamos a afinar hasta la voz".

Le disgusta lo que él califica como "cantantes pre fabricados". Por eso a quienes le piden un consejo siempre les dice lo mismo: que aprendan a cantar y que sientan la canción.

Como el mundo de la tecnología avanza, nada raro sería que el día de mañana las mujeres se deleiten y deliren por un robot. Por eso hay que volver al pasado. Hay que aprender de la vida de los grandes, de aquellos que nos hicieron y hacen llorar.

Porque interpretar una canción con sentimiento, eso es cantar y fausto Gortaire siempre lo hizo así. Cantó pasillos, boleros, tangos, todo con sentimiento, entrega y amor. (HC).


 

Otras noticias de Pais

Visítanos también en:
Visita La Hora en FaceBook
Visita La Hora en Twitter

REVISTAS